Espaguetis con albóndigas

Me sentía algo decaído así que entré en un restaurante de Little Italy
Pedí espaguetis con albóndigas y me sirvieron a tu abuela
Estaba acabado
Y no había hecho más que empezar

Me dió un apretón en la avenida Lincoln
Allí no había ningún sitio donde entrar salvo un restaurante pijo de 40 el tenedor
Era un dia de esos tio en que todo sale mal
En un día así puedes acabar acusado de asesinar al presidente

En un parque de Chinatown me eché la siesta con un ojo abierto
Soñé que aún tenía asignaturas pendientes del instituto y el metro descarrilaba
Aún así es mejor que soñar con ella abrazando algodón de caramelo podrido

Era un día de esos tío
En que te despiertas y estas en la marina                                                                      Tu cuenta bancaria está bloqueada
Te acuestas y te despiertas colgado boca abajo
Atarte los zapatos es como ganar un mundial
Abrir una lata es cruzar el Estrecho
Te haces fascista y el mundo se vuelve rojo
Te estafan en la licolería
Te denuncian por acoso sexual
Vas a casa de tus abuelos y han organizado una pelea de gallos en la cocina
En un día así chico
Acabas medicado con homeopatía
Estaba acabado
Y no había hecho más que empezar

Aquello no podía ir peor y me salió una pupa en el labio
Debía hacer algo o podía comenzar la tercera guerra mundial en la bañera de un hospital psiquiátrico
Se me ocurrió que toda mi mala suerte estaba en mi chaqueta
No conozco a nadie con una chaqueta de felpa sin problemas somáticos
Colgué aquella chaqueta en la pala de una grúa
El operario la elevó a los cielos
Fue como desconectar una bomba
No me sentía tan feliz desde el fin de la segunda guerra mundial
El metro no descarriló
No tuve que volver al instituto
Pedí un filete poco hecho y unas piernas de mujer
Aposté por el gallo ganador
Vencí
Me dejé llevar
So good I feel

 

Emisión 24. El malestar en el poscapitalismo

                                    El juicio final (detalle) Miguel Ángel

¿Por qué votamos a ladrones? ¿Por qué no reaccionamos? ¿Por qué repetimos los mismos errores? ¿Qué nos pasa? ¿De qué modo el sistema nos manipula?

Ir a descargar

La dictadura de la corrección política

Parece que el último en recibir un linchamiento público en redes sociales y medios ha sido Manolo Sanchís, por una broma infantiloide, que seguramente esta fuera de lugar, pero que todos hemos hecho alguna vez. Lo grave es que entre todos estemos construyendo una auténtica dictadura de pensamiento donde prácticamente todo es susceptible de ser acusado de delito de odio. Donde hay que callar opiniones para no herir una de las tantas miles de sensibilidades que pueden verse ofendidas. Donde se aplaude a los guardianes de la moral, a esos que, a diferencia de Sanchís, actúan motivados por la mayor inquina, y se creen con derecho a juzgar personas, a insultar y hasta a amenazar de la forma más grave. Quizás si practicasen más el humor tendrían menos veneno, pues el humor permite canalizar impulsos antisociales de forma sana. Taponar todas las vías de una expresión sana de nuestros impulsos menos pro-sociales, genera neurosis y violencia. No se construye una sociedad mejor persiguiendo y linchando, se construye dialogando, estudiando y reflexionando. El perseguidor  no pretende construir, proyecta en los demás el pequeño dictador a cuerda que le domina; persigue porque se siente perseguido, constriñe porque se siente constreñido.

Ahora que estamos casi en navidad recuerdo la escena bíblica, todo un pueblo escupiendo en la cara de Jesús y dejando libre al ladrón Barrabás. Parece que filogenéticamente seguimos siendo infantes. Pedimos a gritos un dictador, como el niñito pide a gritos el castigo de papá, así no se responsabiliza de nada pero lava su culpa.

Jamal Zougam ¿Chivo expiatorio del 11-M?

Después de más de 13 años seguimos sin saber quienes están detrás de los atentados del 11-M, y lo más grave es, quizás, que el público en general no se lo preguntó nunca.

Lo único que podemos afirmar es que al señor Jamal Zougam le fabricaron pruebas incriminatorias, de forma tan chapucera, además, que no constituyen pruebas de nada.

Sigue leyendo