Emisión 24. El malestar en el poscapitalismo

                                    El juicio final (detalle) Miguel Ángel

¿Por qué votamos a ladrones? ¿Por qué no reaccionamos? ¿Por qué repetimos los mismos errores? ¿Qué nos pasa? ¿De qué modo el sistema nos manipula?

Ir a descargar

La dictadura de la corrección política

Parece que el último en recibir un linchamiento público en redes sociales y medios ha sido Manolo Sanchís, por una broma infantiloide, que seguramente esta fuera de lugar, pero que todos hemos hecho alguna vez. Lo grave es que entre todos estemos construyendo una auténtica dictadura de pensamiento donde prácticamente todo es susceptible de ser acusado de delito de odio. Donde hay que callar opiniones para no herir una de las tantas miles de sensibilidades que pueden verse ofendidas. Donde se aplaude a los guardianes de la moral, a esos que, a diferencia de Sanchís, actúan motivados por la mayor inquina, y se creen con derecho a juzgar personas, a insultar y hasta a amenazar de la forma más grave. Quizás si practicasen más el humor tendrían menos veneno, pues el humor permite canalizar impulsos antisociales de forma sana. Taponar todas las vías de una expresión sana de nuestros impulsos menos pro-sociales, genera neurosis y violencia. No se construye una sociedad mejor persiguiendo y linchando, se construye dialogando, estudiando y reflexionando. El perseguidor  no pretende construir, proyecta en los demás el pequeño dictador a cuerda que le domina; persigue porque se siente perseguido, constriñe porque se siente constreñido.

Ahora que estamos casi en navidad recuerdo la escena bíblica, todo un pueblo escupiendo en la cara de Jesús y dejando libre al ladrón Barrabás. Parece que filogenéticamente seguimos siendo infantes. Pedimos a gritos un dictador, como el niñito pide a gritos el castigo de papá, así no se responsabiliza de nada pero lava su culpa.

Jamal Zougam ¿Chivo expiatorio del 11-M?

Después de más de 13 años seguimos sin saber quienes están detrás de los atentados del 11-M, y lo más grave es, quizás, que el público en general no se lo preguntó nunca.

Lo único que podemos afirmar es que al señor Jamal Zougam le fabricaron pruebas incriminatorias, de forma tan chapucera, además, que no constituyen pruebas de nada.

Sigue leyendo

¿Existe el patriarcado? Pongamos los datos sobre la mesa

El propósito de este artículo no es negar el sufrimiento de las mujeres, es solamente NO negar el sufrimiento de los hombres. Tampoco es negar la existencia de machismo en nuestra sociedad. El machismo existe, así como también la misoginia, pero también la misandria. Pretendo solamente tener un acercamiento más riguroso a la realidad que vivimos, pues considero que, por intereses espurios, se está distorsionando brutalmente. Además, el concepto de patriarcado se utiliza ahora como explicación necesaria y suficiente de gran parte de los males sociales, impidiendo así un análisis más científico de los problemas. Y esto es muy grave.

Sigue leyendo