Galería

Son Fallas. Trompetas de gloria en la ciudad incendiada

Panorama. Fallas Valencia. Joaquín Corbalán

Por el barrio del Carmen en Fallas

Avanzando como un mesías

Mis ojos son diamantes diseccionando la realidad

Del brazo de una chica brasileña

Plena de bella alegría animal

Tiene 19 años, olvidados uno a uno en cada trago de desencanto

 

Desayunáis una tostada y un cubata

Es lo más cercano al amor que puedes encontrar

Algo que se consume tan rápido como una cerilla

Es tan intenso como una bomba nuclear

Y se olvida tan rápido como un sueño

 

Te has cruzado con 100 caras ansiolíticas en menos de 30 segundos.

Solo quieres poder recordarlo en un solipsismo de polaroid

 

Ella es estudiante de periodismo

Carnaza para las masas alienadas

 

Desearías poder abrir su mente con un bisturí

Y liberarla de toda la mierda que la controla

 

La acabas de conocer

Y la amas

La deseas

La proteges de ti mismo

Y ella te olvidará a ti incluso más pronto que tú a ella

Podría decir la mayor grosería y ser tan elegante como Grace Kelly en el Festival de Cannes

 

En tu cerebro están explotando 7 bombas nucleares y el primer cohete a las colonias de Marte

Y solo puedes comunicarte con ella besándola y magreándola

 

Mi pasión es una olla desbordada

Solipsismo empapado de materialismo

Fuga disociativa en plena lucidez estrellada

Conduciendo hacia el impacto

Tu cerebro arde en sintonía con sus ojos de fuego

 

En el epicentro de la plaza

Rodeados de escombros etílicos y coros rumberos

Besos como cohetes explotando mayestáticamente

Sientes su cuerpo palpitante junto a ti

Electrones girando alrededor del átomo

 

 

 

Sus ojos podrían asesinar a un tigre

Son negros del negro más puro

Perdidos en el ciclón de la locura

 

Valencia está ardiendo

Eres un meteorito avanzando a la Tierra

Escuchadme! No es ciencia ficción, es un ser humano!

Tu ansiedad surfea en la ola del socorro

 

Has perdido a una niña pero encontrado a una mujer

 

Has dado contigo en el fractal de tu perdición

 

Las calles son una bomba de neutrones

El río son cabellos de mujer perdiéndose en el deseo nocturno

Perdición

Fascinación

 

Mi chica me come el cuello como si fuera nata

Los petardos parecen la Tercera Guerra Mundial

Barack Obama es muy farruco para ser tan tirillas

Compro dos cervezas a un chino sonriente

Y quemo un billete de 50 intentando demostrar un absurdo de espejo deformante

La gente se arremolina a mi alrededor como cuervos desplumados de pasión

Jamás habían visto a alguien quemar dinero con un encendedor

 

Les digo que es gimnasia revolucionaria

Y les conmino a quemar los suyos

Nadie me sigue

Nunca te fíes de alguien que se pone nervioso al quemar dinero

 

Los taxis corren como la pólvora por el asfalto deslizante

La Ciudad de las Artes es Cthulhu

 

Mi chica está perdida como un soldado amnésico

 

Me dice que necesita un cambio

Algo que arranque su corazón del hastío

Siente que su pólvora está mojada

Necesita afecto

Necesita verdad

Necesita salir de su propio yo y estallar la pólvora de sus entrañas

 

El taxi fluye por la autovía como un virus venéreo

Tu pelo es eterno

Tus ojos son Andrómedas

Tus pechos, tambores africanos

 

Ahora sé que tienes un corazón que está loco por latir

 

Una copa más y te haré mía, me gustas más que nunca

 

La madrugada es cuando las grandes ideas nacen en las planicies iluminadas por el primer sol del mundo

Y los sueños se pueden agarrar como cometas solo con la claridad de la mente.

 

Le digo al taxista que puedo abrir la autovía como Moisés las aguas del Mar Rojo

 

Mi chica se llama Cleo

Y es como una selva esmeralda

 

Podría desatar una tormenta en el epicentro de un huracán y agarrarlo con un lazo en un globo de libidinad

 

Trata de decirme algo que no comprende y que arde en su interior

Yo la agarro con un lazo invisible mientras el taxi avanza y sortea coches como lápidas en el amanecer

 

En la radio suena un techno de madrugada como sábanas negras de satén acariciando sus pechos

 

Ella está apunto de encontrar un diamante en la basura

La pregunto si se siente vacía apunto de estallar un río de su pecho

 

Ella asiente y me insta a tirarla de la lengua

Y su lengua está conectada con sus entrañas de plata

 

Nena eres un río apunto de desbordarse

Un río que no entiende sus aguas salvajes

 

Nena necesitas salir del control

Y regresar al útero de tu imaginación

Tienes sangre

Tienes corazón

Tienes un alma buscando el centro del mundo

Marchémonos a Tombuctú

 

El taxista se descojona

Es lo suficientemente tonto para no saber lo que está pasando

Pero lo suficientemente listo para saber lo que está pasando

 

La cerveza fluye por mi garganta como el Salto del Ángel

 

Sus besos queman mis labios

Y aceleran el taxi

 

Les apartamos a todos con los dedos

Este camión a la derecha

Esta caravana atrás

Acabáis de perder la tabla de surf

Siempre en busca de la ola perfecta

 

Techno techno techno de madrugada

 

Hemos llegado al barrio del deseo

Subiendo una colina desenrollándose la lengua

Bloques colgantes en dinteles como pendientes colgados del cielo y budas sobre las nubes

Niños corriendo tras un balón de fútbol

En el cemento encofrado rompe-rodillas

Chutando a la escuadra del cielo

 

Ella vive en un ático abuhardillado

En solo una mirada sé que el taxista es un facha de buen corazón

Engaña a su mujer, pero lo hace sin malicia.

 

Los perros de la lluvia ladran al sol y olisquean la entrepierna de la noche

Una unidad móvil de televisión está tirando cables por el centro del patio

 

Cleo me dice que vienen por una chica desaparecida en el 7º piso, lleva 4 meses en paradero desconocido. Ojalá se haya ido a Mallorca, ojalá. Pero sospechan de su ex.

 

Maldita locura, maldito amor despechado, maldita televisión sedienta de sangre

 

Cleo me abre su cuerpo como un abanico de arcoiris en su buhardilla de algodón

Cleo es santa

Cleo cura todas las heridas de mi vida

 

Hay momentos que son eternos

Hay momentos que valen toda una vida

 

Y amo a Cleo

Y a amo a la chica del 7º, donde sea en el frío pozo en que se encuentre

Y amo a todos los malditos perros de la lluvia

 

La magia de la noche se hace un ovillo en nuestra cama y se niega a partir

 

En el barrio del deseo

Valencia me ha rescatado por segunda vez

Ha abanicado mi sangre tibia

Y calmado mi aflicción

 

El restallante sol de la Albufera ahuyenta las sombras y espectros

¿Por cuanto tiempo?

 

En mi celular hay un mensaje que dice “revienta hasta que revientes”

Es el fantasma de mi destino

O tan solo mi reflejo partido en dos

 

De vuelta a mi hotel

El metro suelta chispas por cada hueso que se rompe

Por cada alma que despierta

Por cada ser que claudica

 

El esperma de la creación salpica nuestra mentalidad caduca

Las luces de la feria cuelgan como pestañas barrocas de mujer

Noctámbulos van camino de la Malvarrosa a darse un bautismo de sol y paella

 

La sangre corre por las venas de cerveza

El estrés es un arpa desafinada

 

Racimos de noche estrellada se pierden aún por los bulevares

El tranvía fluye hacia la playa

Recién la descubre, como Colón el Nuevo Mundo amaneciendo

 

Los nuevos barrios se chocan con los viejos

Y por todas partes gentes insomnes alargando el violeta de la noche

Las gafas de sol ocultan la tralla de sus ojos y desdibujan la realidad

 

Veo arañas colgando de los cables del tranvía

Y murciélagos oscureciendo el sol titilando

 

La Malvarrosa se extiende infinita de arena

Poco queda de la luz de Joaquín Sorolla y un caballo blanco a galope tendido bañado por el mar

 

La inocencia es un recuerdo olvidado

Ahora solo hay vendedores ambulantes de gafas de sol y gente pasando la resaca

 

Necesito una paella y una cerveza

Y soñarlo todo de nuevo

 

José Antonio Primo de Rivera camina por el paseo

Ofreciendo su sonrisa de blancos dientes rechinantes y sus ojos de tiniebla

 

Una morena me clava la mirada

Tal como si fuera un bebedero

 

Y estos son los días en los que buscamos a otros

Y nos salimos de nuestro yo

Y descubrimos cientos de trajes bajo nuestra pálida piel del día a día

Y añoras vidas que jamás has imaginado

Y te gustaría envenenarte hasta no ver nada

Y besar los labios de sus ingles

Racimos de violetas y de esperanza

Desbocado el río de tus sentidos

En la playa del deseo

 

Y son Fallas

Momento de quemar imágenes y símbolos

Y quien sea fascista que lo diga

Y quien sea rojo que lo diga

Los de en medio solo sirven para alargar la agonía

 

El cielo es tan azul como tus sueños

Tus sueños son tan azules como una ola salada de esperanza

Tus ojos son una puerta al nuevo mundo

 

Por el paseo caminan familias

Uno a uno recorres toda su vida leyéndolo en cada rostro y en cada gesto

No ves a nadie que te guste

Y tus ojos se clavan en los suyos

En los de la morena de ojos negros de un millón de velos

Salomé.

Una respuesta a “Son Fallas. Trompetas de gloria en la ciudad incendiada

  1. muy bueno

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s