Galería

Getafe Sector 3

Frontal Passage. James Turrel

Avanzo por un aséptico tren oruga de Cercanías.

Escucho el eco del radar

Alambradas de espino sobre un muro de ladrillo rojo emparedando el dolor interminable

Sector 3

Viejos hangares anacrónicos con olor a dictadura rancia

El primer sol de la mañana en los titilantes cristales de las fábricas

 

Escaleras mecánicas chirriantes como dientes de sierra engullendo obreros

Avanzo por las callejuelas del polígono en la epifanía insomne del alcohol

Ángeles con caras sucias en los charcos de pescado

me miran y callan

El cielo está rojo como una herida abierta

Los farolillos chinos mecidos al viento

Al fondo de la calle extensos campos de amapolas inyectadas y madrigueras de conejo de túneles interminables con bibliotecas de conocimiento arcano recorriendo tus nervios

Grandes globos de gas como cabezas hinchadas por la policía en la carretera del cementerio

En el parking, extenuantes grietas disociativas en el cemento de esternón

 

Donde estás?

Buscándote llevo toda la noche sin saberlo

Y encuentro el rastro de tu rastro de tu perfume doblando las esquinas

Por más que me gradúo no consigo ver

Por más que estudio tus movimientos no consigo anticiparme a ti

Te tengo en mente y no te recuerdo

Si alargo la mano ya no estás

Te intuyo en el brevísimo instante contemplado de galaxias de poesía antes de entrar en un sueño de opio

Cuando despierto te olvido

En tu casa hay un cine de verano en el jardín, y otros mundos entre los tabiques,

donde pálidas bombillas iluminan breves porciones de un inmenso espacio,

donde ascensores suben y bajan a gran velocidad y son engullidos en las sombras entre la niebla.

 

Puedo sentir el roce de tus pestañas avanzando por el bulevar

En el pozo de tus ojos muchos fueron los ahogados

Y una comitiva fúnebre de enanos que se saben todos los chascarrillos crueles.

 

Tu mejilla se ilumina por el neón parpadeante de un puticlub a un lado del camino

Tus labios se encienden en la noche que culmina

Recupero mi coche aparcado entre los matorrales

Una enorme interrogación de leds rojos cae sobre tu cabeza

Te fascina el olor a moras silvestres y mandrágora

El coche no arranca hasta el tercer intento

Renquea como tus pulmones cuando crujen

Conectas con la autovía

Entre las fábricas neuronas gigantes se alargan al cielo y bombean restallando destellos espectaculares que iluminan el alba turquesa de la noche y la carretera perlada por la lluvia

 

Entre las rompientes y corrientes de resaca

Ella te ofrece todo un océano de cosas que jamás has visto

 

Un accidente sináptico cae del cielo como un trueno

Una grieta se abre en la carretera

Regresas como el agua a su fuente

Te sientes como en la probeta de un científico loco

No sabes si soy yo o soy tú

Y lo he visto todo desde la ventana del Cercanías

Y una tormenta de arena borrando todas mis huellas

Le devuelvo la sonrisa al reflejo del cristal, que eres tú

El primer sol de la mañana en las pálidas ventanas inertes

Soy el eco del eco del radar sobre la alambrada interminable

Y sigo buscándote entre las grietas del alma

En la epifanía insomne del alcohol

Te ansío como un gran incendio que calcine todo este dolor.

Te ansío, en el silencio después de una guerra.

 

(Dedicado a Noelia)

2 Respuestas a “Getafe Sector 3

  1. Noctiluca de ibón

    Complacida en el rompiente de tu mente interminable. No sé si soy yo o el rostro reflejado en el cristal que me sonríe.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s