La clave está en el whisky

558980_470109993035053_2129478802_n

Hay veces que la decadencia es gloria

Y la clave es el güisqui

 

Hay veces que estás eufórico,

como una peonza enloquecida en el ovillo de la luna

 

Hay veces que te aferras a tu corazón tan fuertemente que te asustas

Una garrapata que cogiste en la hierba silvestre de tu imaginación

Oh mamma

Esto debe ser el final

Viajando en trampolín

De corazón a corazón

Todo está muerto, es una charcutería

Chapoteas en el güisqui

 

Te compensa saber que al menos no eres como ellos

Tu sangre no es de horchata

No te ahogan sus huevos de corbata

Tu sangre es de güisqui

 

El pueblo que no recupera su historia es un pueblo que muere

Mueres cada vez que lo niegas

Mueres cada vez que te niegas

Mueres si aceptas su mierda de librería

Mueres, y pides otra ración

 

Ansioso estás por vivir

Ansioso estás por no vivir

Construyes cuando destruyes

Besas cuando escupes

Despertar y seguir alienado

Beber agua y tener más sed

Mudas de piel y te reconoces en su figura,

Siempre que no ves nada aceleras más

Y aceleras hasta no ver nada

Intenta comprenderte y revienta

Húndete y renace

 

Coges la curva en el filo de la navaja

Ansiedad fría, se congela si la miras

 

Échate novia

Busca un trabajo con futuro,

Como si el futuro tuviera trabajo

Entra en un piso

Iros a la mierda

 

Y todo lo has visto en el espejo del güisqui abovedado

Desde la ventana del vagón-bar de un tren nocturno

Y tu vida depende de que te sirvan otra copa

 

Si el amor es el motor que mueve el mundo

Por qué nos deja a todos tan jodidos?

 

Cuando bebo las sombras se iluminan y el sol se hace sombra

cuando bebo las estrellas se alinean en tu rostro

cuando bebo es fascinante hasta el aburrimiento

la vida pasa como una fiesta dentro de un tren circulando por una Europa decadente

tus pestañas son de confeti embebido de demonio

tus ingles saben idiomas tan innombrables como olvidados

riffs salvajes se desprenden de tus uñas postizas rompiéndose en mi piel

afinando una voz grave en la melodía aguda del socorro

mi vena se hincha y la conversación vuela a mil lugares exóticos en un pestañeo

más hielos en la escarcha nocturna de tu espalda machacada

tu paquete de celofán

demasiado eufórico para romperte en mil pedazos

demasiado cansado

demasiado desenfrenado

demasiado refrenado

siempre demasiado, pero nunca suficiente

como el Alvia entrando en Santiago

llenando de ángeles las calles del olvido

si me conocieras de nuevo me querrías?

 

Bébete el güisqui

Y revienta

Ahí está la clave

La clave está en el whisky

La clave está en el whisky

La clave está en el whisky

Y lo he visto todo desde la ventana del tren nocturno

Justo antes de la curva final,

donde el ángel nos salvó a todos de la vida

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s