Terapias psicológicas alternativas. Cómo se las creen hasta los que las ponen en práctica

ciencia-pseudociencia2

Artículo escrito por Ángel Prieto, estudiante de Psicología

Fuente: http://psicotecablog.wordpress.com/2013/09/25/terapias-psicologicas-alternativas-y-como-se-las-creen-hasta-los-que-las-ponen-en-practica/

Si dentro de las terapias psicológicas alternativas, o sea, aquellas terapias de las que no se ha comprobado su eficacia, algo es preocupante, a mi juicio es que muchas veces hasta el propio terapeuta que las pone en práctica cree en su eficacia. ¿Por qué ocurre esto? ¿Qué sesgos cognitivos intervienen en todo esto? ¿Hasta qué punto el efecto placebo puede entrar en juego? Éstas y otras preguntas serán tratadas en este post.

El cóctel mágico.

Sesgos cognitivos que intervienen en este proceso. O, ¿Cómo terminan percibiendo eficacia donde no la hay? Antes de seguir leyendo este apartado me gustaría que vierais este video y participarais en lo que os pide.

Nuestra atención es selectiva: atiende a aquello que queremos encontrar, dejándonos ciegos para todo lo demás. Prueba de ello es el vídeo que acabas de ver. Más de la mitad de las personas en el experimento realizado por Simons y Chabris (1999) no se percataron del gorila, ya que centraron su atención en el equipo blanco. Muchos de los que sí se percataron lo hicieron debido a que perdieron la cuenta, se dieron por vencidos y, por lo tanto, dejaron de atender sólo al equipo blanco.

Poniendo un ejemplo, si tras leer un libro sobre comunicación no verbal queremos saber si una persona está nerviosa, buscaremos en esa persona gestos de nerviosismo y terminaremos encontrándolos. Pensaremos que está nerviosa por el hecho de que sólo estamos buscando gestos de nerviosismo sin reparar en los gestos que denoten lo contrario. En cambio, si nos fijáramos también en los gestos que describen tranquilidad probablemente encontraríamos muchos más, lo que haría cambiar nuestra conclusión. Llevando esto al contexto de la terapia, cualquier atisbo de mejora que veamos, si sólo reparamos en los datos que confirman dicha mejora, puede llevarnos a error. Además de esto, las personas también tendemos a fijarnos en los datos o información que confirma nuestras creencias o hipótesis. En psicología, a esto lo llamamos sesgo de confirmación y es un error que cometemos muy habitualmente, un error que hasta los terapeutas más experimentados cometen. En síntesis, tendemos a quedarnos con los datos que confirman nuestra hipótesis. Y esto, lamentablemente, es muy común. Por otro lado, uno de los conceptos que describe cómo llegamos a pensar que una terapia funciona es la ilusión de control. La ilusión de control es un tipo de ilusión causal, un sesgo cognitivo que nos hace llegar a la conclusión de que podemos controlar nuestro entorno. Es decir, si después de que hagamos A ocurre B, entonces llegamos a la conclusión que somos los causantes de B haciendo A. Un ejemplo sería el de las tribus de indios que hacían bailes y cánticos para que lloviese. Tras hacer el baile de la lluvia (o incluso aunque no se hiciera tal baile), era muy probable que en las próximas horas o días terminara lloviendo. Por lo tanto, estas tribus pensaban que ellos habían sido los causantes de la lluvia. Este tipo de error cognitivo es muy común y por él somos tan supersticiosos. Si queréis más información sobre la ilusión causal y su conexión con las pseudociencias, podéis acudir a Matute, Yarritu y Vadillo (2011).

Efecto placebo y el simple efecto de la maduración. O, ¿Cómo realmente hay mejoría si no es eficaz? Muchas enfermedades se curan o se mejoran con el tiempo. Con los trastornos psicológicos pasa exactamente lo mismo. Generalmente el momento en que una persona decide ir al psicólogo es cuando peor está. Entonces simplemente debido a la “maduración” (no entendida necesariamente como un desarrollo psicológico, sino más en general como un efecto del paso del tiempo) el paciente tenderá a la mejora si lo examinamos de nuevo un tiempo después. El psicoterapeuta puede atribuir falsamente esta mejora a su intervención, especialmente si no es un experto. El efecto es por simple maduración, por el simple paso del tiempo. Otro de los casos en los que también puede haber una mejoría en el paciente sin que la haya producido la terapia es efecto placebo. El hecho de que el paciente piense que está recibiendo una terapia supuestamente eficaz puede hacer que mejore aunque estemos aplicando pura charlatanería. Esto se debe en parte a la sugestión y, no menos importante, algunos mecanismos de aprendizaje como por ejemplo el condicionamiento clásico.

Otros efectos que pueden llevar a una aparente mejora: Contacto humano Vives en soledad. Sin contacto. Probablemente sufres una depresión. Acudes a un psicoanalista, de los que se echan la siesta mientras le hablas. Al llegar te pide que le cuentes todo lo que se te pase por la cabeza, te tiras una hora entera hablando sobre tu vida. Tras varias sesiones te sientes mucho mejor. ¿Qué ha pasado? Pues básicamente que contar tus problemas y, más aún, el contacto con otra persona ha contribuido a tu mejora. ¡Era lo que necesitabas! Imagínate si en vez de tener a un psicoanalista que no te ha hecho mucho caso hubieras tenido a una pitonisa que sí muestra interés. Estarías mejor, ¿no? Y si viniera un grupo de amigos todos los días a hacerte una visita, casi recuperado. ¿O no? Diferentes estudios han mostrado que el simple contacto con el psicoterapeuta mejora los síntomas de algunas patologías, especialmente las depresivas. Por ejemplo, Arnow y colaboradores (2013) concluyeron que la relación paciente-terapeuta era un buen predictor de la mejoría sintomática en pacientes con depresión crónica. Sectas y demás clanes El tema de las sectas es para tratarlo por separado. Por un lado, algunas pocas pseudoterapias aplicadas en grupo son enseñadas y puestas en práctica con cierto aire sectario. El simple hecho de que la gente te apoye, te escuche y haga como que te comprende (en palabras de Maslow, “sentirte reconocido”) tiene un gran poder positivo como ya hemos explicado hace un momento. Por otro lado, algunos cursos de formación, bajo el nombre de “formación vivencial”, también tienen cierto aire de lo más sospechoso. En estos talleres, que a veces duran años, no sólo se pretende formar sobre, por ejemplo, la terapia Gestalt, sino convencer de que la terapia funciona, hasta que el alumno llegue a idolatrarla. (Nota: no he querido decir que la terapia Gestalt no funcione, solamente que parece que el principal propósito de muchos cursos sea el de convencer a los alumnos que funciona.) A todo esto hay que añadir que muchas terapias constructivas parten de que “todo es relativo”. Por si no nos bastase con todos los errores cognitivos que cometemos, estas pseudociencias nos dicen que podemos creer en lo que nos dé la santa gana. Nos viene al hilo un comentario de Barrero (2012) sobre la PNL: “El problema de la PNL, como el resto de sectas constructivistas y positivistas, es que parten de la idea de que todo es irreal […] Viven al margen de la realidad”.

En definitiva, tras encontrar un indicio de mejora en nuestro paciente -debido al efecto placebo, el simple contacto humano o una ilusión propia a causa del sesgo de confirmación y la atención selectiva– llegamos erróneamente a la conclusión de que el paciente ha mejorado. Como esa supuesta mejora ha venido después de que hayamos intervenido en el paciente de alguna manera, por absurda que haya sido, concluimos que dicha intervención ha sido la causante de la mejora (ilusión de control).

Referencias

Para saber más:

El peligroso avance del pensamiento supersticioso en la educación y en la medicina

4 Respuestas a “Terapias psicológicas alternativas. Cómo se las creen hasta los que las ponen en práctica

  1. Pingback: El peligroso avance del pensamiento supersticioso en la educación y la medicina | Emisión en el Vientre de una Ballena

  2. Pingback: VARIADET OTOÑAL | conspiracionpirata

  3. realmente interesante

  4. Pingback: Guía rápida para detectar la mala ciencia | Emisión en el Vientre de una Ballena

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s