Reflexiones sobre la Ley de Violencia de Género y la ideología supuestamente feminista transmitida a las masas.

T1_EDIIMA20130926_0562_5

Como indica el cuadro del Instituto de la Mujer, el número de muertes de mujeres por violencia de género a manos de sus parejas o ex parejas ha aumentado en más de 2 puntos de media desde que se aplicó la Ley de Violencia de Género (LOVG) el 28 de diciembre del 2004.

Por si fuera poco, han aumentado los casos de violencia de género en los colegios e institutos. “Los casos de violencia de género protagonizados por menores crecen un 33 por ciento en un año, según la Memoria de la Fiscalía General del Estado 2012” [10]

Los resultados no son buenos y sin embargo apenas hay voces que destaquen la necesidad de revisar dicha ley, o de revisar las medidas e ideología que se está transmitiendo a las masas.

Para comprender un poco semejante mogollón comencemos por apoyarnos en el siguiente análisis tomando como referencia metodológica el materialismo histórico:

“Bajo el régimen de la comunidad primitiva no existía la familia monogámica. La célula económica fundamental era entonces la comunidad gentilicia. En las primeras fases de la sociedad primitiva existía el matrimonio por grupos; más tarde, surgió la pareja conyugal. En los primeros tiempos, la mujer desempeñaba el papel predominante en la comunidad; esta posición emanaba del papel que cumplía en la producción. Las mujeres, al ocuparse de recoger plantas alimenticias y hacerse cargo de la economía doméstica, marcaron el comienzo de la agricultura primitiva, lo que fue de una importancia fundamental para la obtención de los medios de sustento. La caza, que era la ocupación de los hombres, no aseguraba una base firme de existencia. Por todo ello, las mujeres llegaron a escalar una posición más elevada que los hombres. Con el paso de la caza a la ganadería y, más tarde, de la agricultura de azada a la agricultura de arado, los hombres llegaron a ocupar un puesto predominante en la vida social. El matriarcado dejó paso al patriarcado. En tanto que anteriormente el origen de los hijos y la herencia de los bienes se computaban por la línea femenina, materna, ahora se contaban por la línea masculina, paterna. Así surgió la familia monogámica que tenía por jefe al hombre y que contaba con su propia economía, con su economía privada. La aparición de la propiedad privada se halla indisolublemente a la aparición de esta familia monogámica aislada que se convirtió en la célula económica de la sociedad.

A lo largo de toda la historia de la sociedad basada en la explotación, la mujer ha vivido en una situación humillante y ha carecido de derechos. El régimen de propiedad privada significaba la esclavización de la mujer y su transformación en propiedad del varón. Sólo el desarrollo de la gran industria y la incorporación de la mujer a la producción abrió ante ella el camino de su liberación. “… La gran industria -dice Marx-, al asignar a la mujer, al joven y al niño de ambos sexos un papel decisivo en los procesos socialmente organizados de la producción, arrancándolos con ello a la órbita doméstica, crea las nuevas bases para una forma superior de familia y de relaciones entre ambos sexos”.

La abolición de la propieda privada sobre los medios de producción no solamente crea las condiciones necesarias para la plena igualdad de derechos del hombre y la mujer. Bajo el socialismo, la mujer ocupa la misma posición que el hombre en la producción, a la par que en la vida político-social y cultural. Con ello se crean también las condiciones para la igualdad del hombre y la mujer en la familia. En tanto que la propiedad privada sobre los medios de producción deformaba las relaciones familiares, la propiedad socialista sirve de base al fortalecimiento de sanas relaciones familiares.” [1]

Una vez asentada esta base antropológica que por tanto tiempo el capitalismo trató de ocultar, prosigamos con más motivos para reflexionar.

Las quejas por parte de abogados y jueces, como Francisco Serrano [2], es que la ley no respeta el derecho a la presunción de inocencia. Con la palabra de la mujer basta para poder meter a un varón en la cárcel. Lo que además, según algunas fuentes, está dando lugar a denuncias falsas por parte de mujeres desaprensivas. [3]

Escuchemos a María Sanahuja, Juez Decana de Barcelona y miembro de Jueces por la Democracia y la plataforma Otras Voces Feministas. Sanahuja se define como feminista y aboga por el camino de la pacificación en lugar de la criminalización.

Se ha llevado hasta la extrema consecuencia esa necesidad, tipificando como delito, como hemos señalado, hechos que no son graves. Y el Proyecto de Ley Integral insiste en esta dirección sin haberse evaluado previamente si las últimas reformas legislativas han dado resultado en atajar la violencia. A juzgar por el número de víctimas, puede pensarse que no.

[..]

El mío es el feminismo del esfuerzo por ejercitar los derechos negados a las mujeres, ocupando más espacios sin pedir permiso, y que surgió en unos barrios de obreros emigrantes, pues esa era la España heredada en los inicios de esta Democracia.
Desde Cataluña -aunque aragonesa- apuesto por la cultura del pacto como única vía, rentable para todos, de solucionar los conflictos.
En general es falso que con el planteamiento de destruir al contrario se solucionen éstos y se avance.
La Historia acredita que los odios se renuevan y se enquistan hasta la mutua destrucción. Pero en el tema que nos ocupa el otro es el padre o la madre de tus hijos y cualquier planteamiento bélico repercute directa y negativamente en ellos.

(Inciso: ¿Por qué en España no se está promoviendo la custodia compartida de los hijos?. Los y las feministas de otros países, como EEUU, sí han defendido la custodia compartida: porque es igualitario, porque es sano para los hijos y para los padres, salvo, claro esta, casos distópicos)

[..]

El Consejo General del Poder Judicial, en su informe sobre la Problemática Jurídica de la Violencia Doméstica aprobado el 20 de marzo de 2001, enfatizaba cómo las medidas de alejamiento se incumplen en el 90% de los casos.
Los nuevos juzgados previstos quedarán colapsados desde el inicio a juzgar por la cantidad de asuntos que pueden llegar a tramitar y la gran cantidad de competencias civiles y penales que se les atribuye (art. 42 del Proyecto de Ley de Violencia). Estos juzgados crearán más problemas de los que tratan de solucionar: No deben ser creados.

El texto completo aquí.

Transcribo otro de sus artículos, no tiene desperdicio:

La presión mediática ha llevado a muchos profesionales a una reacción defensiva y de autoprotección ante el miedo a las posibles consecuencias personales. Así, jueces que han concedido prácticamente todas las órdenes de protección que les han solicitado por temor a que se les pudiera acusar de no haber tomado medidas, colapsando así los servicios administrativos de protección a las víctimas que difícilmente las pueden atender; fiscales solicitando en prácticamente todos los casos que se adoptara una orden de protección, normalmente alejamiento, muchas veces sin demasiadas pruebas y sin valorar que ello podía comportar pérdida de empleo si ambos trabajaban en la misma empresa, o dificultades para permanecer en una ciudad pequeña con el estigma de maltratador; policías que han procedido a la detención de miles de hombres sin más indicios que la sola afirmación de la denunciante, sabiendo que en uno o dos días serían puestos en libertad por el juez, y sin considerar el trauma que para algunos ciudadanos puede suponer pasar esas horas detenido, esposado y trasladado junto a delincuentes, todo por miedo a exponerse a un expediente disciplinario si luego ocurría un hecho luctuoso, ya que “ellos también tenían familias”; abogados que han recomendado la interposición de una denuncia por malos tratos porque se podía solventar en horas la atribución provisional del uso de la vivienda familiar, ya que la orden de alejamiento supone la expulsión inmediata de la misma, así como la fijación de una pensión de alimentos y la custodia de los hijos; periodistas que cuando se producía un hecho grave lo exponían de modo que culpabilizaban a todos los que de un modo u otro habían intervenido, y en ocasiones de manera sensacionalista (esto ahora ya no ocurre); y mujeres que, sin ningún escrúpulo ni respeto por las que están padeciendo situaciones terribles sin atreverse a denunciar, han abusado de lo que se les ofrecía, poniendo en marcha el aparato policial y judicial con fines espurios, en algunos casos inventándose directamente hechos que ni siquiera han ocurrido, pero con escaso riesgo de que ello pueda demostrarse, y se les exijan responsabilidades.

Pero no es la maldad de algunas personas la causante del problema. Lo tremendo es estructurar un sistema legal, y una aplicación de la norma, que permita a los perversos utilizar la organización colectiva para conseguir sus objetivos, causando daño a muchos otros (niños, abuelos, padres…), y se mantenga durante años a pesar de la evidencia de que no ha dado resultado. Mueren tantas mujeres como antes.

La ley integral contra la violencia sobre la mujer, aprobada por unanimidad por el Parlamento, era bienintencionada, pero los que formamos parte de la estructura judicial del Estado sabíamos que únicamente tendría desarrollo la parte referida a la modificación del Código Penal, con escasísimos medios y total falta de coordinación con otros profesionales (especialmente servicios sanitarios y sociales de cada lugar), pues la ley ni siquiera encargó a nadie el desarrollo de esta necesidad.

La consecuencia de atribuir a un órgano de cada partido judicial en exclusiva esta materia ha desorganizado la estructura judicial y colapsado los juzgados de violencia, que se han convertido en destinos que no quiere prácticamente nadie. Hemos consentido la detención de miles de hombres que luego, en su mayoría, han resultado absueltos, y probablemente habremos condenado a más de un inocente, en aplicación de unas leyes que, como la Ley de Enjuiciamiento Criminal, denomina “agresor” al denunciado, antes de iniciar cualquier investigación tendente a averiguar la certeza de los hechos. Y mientras tanto, la mayoría de las mujeres que sufren violencia extrema siguen en muchos casos padeciéndola en silencio, viendo cómo su causa ha sufrido el desprestigio por la acción de los que sólo las han utilizado para sus propios fines y aspiraciones. Es hora de iniciar de nuevo el debate en el Parlamento, y valorar los resultados del camino andado.”

El artículo completo aquí.

Algunas voces desde el feminismo de izquierdas denuncian que el Instituto de la Mujer y diversos lobbies feministas está lanzando la ideología del nuevo patriarcado disfrazándola de falso feminismo. Esta afirmación no sería de extrañar con gobiernos antisociales como el de Rajoy, o anteriormente Zapatero.

Desde instituciones, lobbies y medios de comunicación se anima a que la mujer denuncie, pero no se tienen en cuentan los datos disponibles que muestran que el perfil de la mujer maltratada es el de una persona de muy baja autoestima, anulada psicológicamente y económicamente y, por supuesto, aterrada. Es decir, que es difícil que denuncien o que mantengan la firmeza en todo el proceso judicial. Como apunta Mª José Rodríguez de Armenta, (doctora en psicología que trabaja en la Clínica Forense como Psicóloga Forense. Autora de SOS Mujeres Maltratadas y numerosos estudios sobre violencia de género), con el pérfil psicológico de una mujer que ha sufrido maltrato, es muy difícil que denuncien, y si denuncian es difícil que aguanten todo el durísimo proceso judicial sin una asistencia psicológica, tal asistencia no se les da. [11] En diciembre del 2012 el diario Público reportaba que sólo ocho de las 46 mujeres asesinadas en lo que iba de año por violencia de género habían denunciado a sus agresores por malos tratos, según la estadística del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad (sólo el 17,3%) [8]. Las denuncias por violencia de género han disminuido en un 9,6% en los últimos cinco años, según el Observatorio contra la Violencia Doméstica y de Género del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ). Una caída que la institución atribuye a la crisis, dado que “el empeoramiento económico tiene un efecto disuasorio en las víctimas”. La dependencia económica de las víctimas de violencia de género hacia sus maltratadores sigue siendo un obstáculo para denunciar y la crisis no ha hecho más que agravarlo. “Las mujeres creen que contarán con menos recursos económicos y tienen miedo de no poder alimentar o pagar el colegio de los hijos”. “Luego llegó la reforma laboral y esa situación se agravó aún más“, “El impacto del desempleo en las mujeres ha sido mucho mayor, su precarización es también mayor y todo eso hace que ellas tengan menos recursos para salir de la violencia“, resume también Laura Nuño, que lamenta los recortes “no tanto en materia de violencia de género, pero sí en políticas de igualdad“. “Al final una cosa lleva a la otra: si no se fomenta la igualdad, eso influye en la violencia”.

“La violencia económica es muy difícil de detectar y, de hecho, no está reconocida como tal en la Ley Integral contra la violencia de género, aunque sí en otras leyes internacionales” [9]

Una ley que se basa en denunciar cuando sabemos que más del 80% de las mujeres asesinadas no habían denunciado, y parece que en algunas provincias muchas denuncias quedan sin atender, ¿por qué no se dice nada si cada vez se denuncia menos mientras que los asesinatos aumentan?, ¿por qué se ataca de forma virulenta a todo aquel que critica esta ley y la propaganda que la acompaña?, ¿Pero es que acaso creen ustedes que al Estado, a la patronal y a los grandes capitales les interesa el bienestar y la igualdad de la gente pobre?, ¿en qué mundo viven?

En el siguiente video, a partir del minuto 10:35 podemos escuchar el testimonio de una mujer maltratada. Esta mujer era feminista e independiente económicamente. Denunció a su maltratador pero no se libró de él hasta que él murió. Denuncia que es un problema que debe hacer frente el Estado y que la asistencia es muy precaria o inexistente. Muy interesante su testimonio también para desmitificar a estas mujeres y dejar de tratarlas como “pobrecitas”, mientras el Estado no hace nada por ellas.

Sandra Dema Moreno, profesora de Sociología de la Universidad de Oviedo, es coordinadora, junto a Capitolina Díaz Martínez, actualmente profesora en la Universidad de Valencia, de “Sociología y género”. En una entrevista de octubre del 2013, ante la siguiente pregunta declaró:

“Dígame tres o cuatro conquistas imprescindibles para tener una sociedad más justa desde el punto de vista de género

-Tenemos que acabar con la desigualdad de género y eso nos lleva a algo que es la enseña del feminismo, y es colocar a las personas en el centro de la sociedad. En nuestra sociedad, los que ocupan ahora ese lugar son el mercado y el capital. Los objetivos tienen que ver con las reivindicaciones del feminismo y puesto que los planteamientos son muy diversos, las reivindicaciones también lo son, pero, básicamente, en lo que coincide la mayoría de ellos es en subvertir la situación de desigualdad de las mujeres y para ello es necesario reorganizar la sociedad de manera que se garanticen los derechos de las mujeres a tener una vida digna. Entre esos derechos estarían el derecho a decidir, a ser ciudadanas de primera, los derechos económicos y sociales, el reparto equilibrado del tiempo del trabajo, entendido como empleo, pero también como trabajo doméstico y de cuidados, de la renta y el derecho a vivir una vida sin violencia. Son sólo algunos de los más importantes. Habría que abogar por un reparto del tiempo, del trabajo y de la renta de forma igualitaria.”

La ley contempla la prevención y el trabajo social con estas mujeres, sin embargo los recursos y estrategias eficaces escasean enormemente (es tan falso como la Constitución Española, nunca se desglosó cómo se garantizarían materialmente los derechos). Lo que no escasea es la propaganda a bombo y platillo de lo estupenda que ha sido y está siendo a ley. Ante la inexistencia de guarderías públicas y la precariedad de asistencia social, además de la dependencia económico del marido o la pareja, muchas mujeres no pueden emanciparse del dominio de su maltratador. ¿Qué hace la ley o el Estado al respecto?

En la “malvada” URSS las mujeres podían ser independientes en igualdad de condiciones laborales. El Estado proveía de guarderías públicas y asistencia social para menores o parientes dependientes.

Se han empleado enormes recursos en la elaboración de ridículos diccionarios no sexistas. Y digo ridículos porque, de aplicarse, harían la comunicación humana inviable, por eternizable. Con esto no quiero decir que no deba ir cambiándose el vocabulario y las frases sexistas, debemos cambiar, pero considero una chorrada surrealista el utilizar constantemente el plural en ambos géneros, lo que eterniza las frases. De aplicarse destrozaría toda la literatura de la historia humana.

Mientras se pierde el tiempo en aspectos superficiales no se dice nada sobre la cultura de masas increíblemente superficial, aborregante, degenerante y sexista que consumimos, y que consumen nuestros hijos. Después de que nuestros hijos pequeños vean esos videos de la Mtv en los cuales la mujer es tratada como una puta y el hombre como un vulgar animal, ¿nos extrañamos de que nuestros hijos reproduzcan ese tipo de comportamientos en su vida real?, ¿estámos tontos o qué nos pasa?. El problema en verdad es mucho más profundo y hunde sus raíces en la propaganda capitalista. Esta propaganda transmitida en la música, la TV, el cine, los medios, etc, nos convierte en seres narcisistas y anula nuestra capacidad de pensamiento crítico. La explotación cada vez mayor en los trabajos, la precariedad económica  y la propaganda ideológica conducen al individuo a la alienación y, muchas veces, a graves trastornos mentales.

Aquí llegamos a otro punto importante, el discurso mediático reduce toda la complejidad de la violencia de género a una sola causa, la ideología machista. Dicha ideología suele estar presente (no siempre), pero también otros factores que deben ser tenidos en cuenta (si de verdad queremos reducir la violencia y las víctimas): los trastornos psicopatológicos, la precariedad económica, la falta de asistencia tanto a la mujer como al varón, la victimización de la mujer, la estigmatización social del varón, etc.

Si estos elementos están presentes en los casos de violencia de género. ¿Por qué no son tenidos en cuenta?, ¿Vamos a disminuir el problema si no se atacan las causas del mismo?

Parece que los esfuerzos se estuvieran centrando en criminalizar y perseguir al varón. En muchos medios se transmite la ideología del determinismo genético del varón que le conduce a la agresión, la violación o el maltrato físico y psicológico, de forma innata. Pero como sabemos, ni el machismo ni el resto de factores, son innatos. Más bien son culturales, económicos y sociales. Si el varón es un violador en potencia, como se suele decir, poco margen de cambiar dejamos a esos varones.

A nivel psicológico, el hecho de estigmatizar al varón puede generar mayor agresión, como de hecho está sucediendo a todos los niveles, aunque están por determinar las causas. Los psicólogos nos alertan de que el estigma puede producir rechazo social, ostracismo, aislamiento, etc. Como consecuencia de esto se puede producir mayor fijación obsesiva hacia la persona maltratada y trastornos psicopatológicos, que la ley no contempla tratar ni asistir. Hay que tener en cuenta que el perfil psicológico de un maltratador es el de una persona con un pobre control de impulsos, carencias cognitivas, rigidez mental, pobre autoestima, etc. Para saber más sobre esta cuestión comparto el siguiente informe psicológico:

Adherencia al tratamiento en hombres maltratadores contra la pareja en un entorno comunitario: Realidad actual y retos de futuro

Quien desee saber más sobre el efecto del estigma puede consultar el capítulo 10 del libro Psicología Social. De Michael A. Hogg y Graham M. Vaughan

Pondré el ejemplo de Manuel. Podéis leer su historia aquí. Acudió voluntariamente al psicólogo porque, en sus propias palabras, “no soportaba ser un maltratador”. Manuel no era machista, pero tenía una grave falta de control sobre sus impulsos de ira o cólera, nada que no pueda ser aprendido en terapia. Desgraciadamente, según la ley, Manuel sería un criminal machista: podría acabar en la cárcel, arruinar su economía, sufrir el estigma de hombre maltratador, y lo peor, probablemente no recibiría asistencia psicológica. Debido a las precarias condiciones sociales podría aumentar el riesgo de depresión, ansiedad u otros trastornos. Quizás se convertiría en un maltratador mucho peor de lo que era.

Por otra parte, la LOVG no contempla la violencia ejercida por la mujer hacia el hombre (Solo en la Comunidad de Madrid en 2006, se cometieron 2589 delitos de violencia contra el hombre, por parte de sus parejas mujeres [6]). Tampoco se contempla la violencia ejercida por ambos miembros de la pareja, así como tampoco interesan las cifras de acoso a las mujeres trabajadoras (acoso por parte de empresarios varones, y también por parte de mujeres empresarias). Por supuesto, las cifras de los hombres asesinados por sus parejas (varones o mujeres) tampoco interesan. En España en 2009, según el Poder Judicial, hubo 10 hombres asesinados por sus parejas, 9 asesinatos fueron cometidos por mujeres. Las cifras también han ido en aumento con los años [7].

La Ley sólo se aplica bajo estos tres requisitos:

a) Que la victima de la violencia sea mujer.

b) Que el agresor sea un hombre que sea o haya sido su cónyuge o este haya estado ligada a la mujer en análoga relación de afectividad aun sin convivencia.

c) Que la violencia ejercida sea como manifestación de la discriminación, la situación de desigualdad y las relaciones de poder de los hombres sobre las mujeres.

En los demás casos serán de aplicación la legislación penal y civil ordinaria.

Se da por hecho, por tanto, que solo el hombre puede ser el agresor machista, y la víctima sólo puede ser la mujer. Se da por hecho que no existen mujeres que han asimilado el discurso patriarcal y machista, y que, valiéndose de posiciones de poder, no abusan de otras mujeres u hombres, se da por hecho que la violencia machista no puede darse también en parejas homosexuales, se da por hecho que la ley contempla y pone tratamiento a las situaciones de desigualdad. ¿Vemos por donde van los tiros o todavía no?

Por todo lo ya mencionado, da la impresión de que todo este tinglado, que incluye la propaganda, se tratase de un pseudofeminismo burgués de derechas, que, al mismo tiempo, reproduce un nuevo patriarcado. En verdad, y a tenor de las cifras disponibles, es difícil que una mujer trabajadora se beneficie de esta ley, mientras que una mujer burguesa sí puede sacar partido, por su mejor situación económica.

Refiriéndonos a la propaganda mediática, que tanto reproducen todo tipo de colectivos de izquierdas y feministas. Es burgués porque lo que de verdad le interesa es que haya más mujeres en puestos de poder en las grandes empresas; pero las mujeres de clase trabajadora, en empleos precarios, no son siquiera mencionadas en sus problemáticas. Se transmite el mantra de que las mujeres cobran un 22% menos que los hombres,  y se nos dice que una mujer, en el mismo puesto que un hombre, cobra menos. Esto es una falacia: En 2009 el Ministerio de Igualdad de Bibiana Aído realizó 46.239 inspecciones en 241 empresas para comprobar si los trabajadores españoles sufrían algún tipo de discriminación. Pues bien, sólo encontró 590 supuestos casos (un 1,28%), y en 245 la discriminación la padecían hombres.

El 22% se refiere a la media total, y suponiendo que sea cierta la cifra, se debe a otros factores jamás tenidos en cuenta por la propaganda, aquí van unos cuantos posibles factores: menos mujeres que hombres en puestos directivos (donde se encuentran los mayores sueldos); muchísimas más mujeres que hombres en trabajos de limpieza (salarios muy precarios); las mujeres se siguen ocupando más que los hombres del trabajo doméstico, cuidado de hijos y parientes dependientes, etc; esto hace difícil que puedan compaginar estas labores con trabajos de mayor responsabilidad, y por tanto, mayor sueldo. Los trabajos más sufridos y que más mortalidad laboral tienen, los ocupan sobre todo los varones, algunos de estos trabajos continúan teniendo una buena remuneración, quizás porque nadie los quiere. Además hay un mayor número de mujeres funcionarias, que no disfrutan de grandes sueldos, aunque, es necesario el inciso, hay un mayor número de mujeres jueces, que hombres.

Para no extenderme demasiado en el siguiente artículo de Libertad Digital tenéis múltiples enlaces a diferentes estudios que explican más y mejor a que se debe la conflictiva cifra. Les recomiendo que obvien la ideología liberal de este medio y del artículo y se centren en consultar los estudios objetivos realizados. Para consultarlo pinchen aquí.

(La persona que este deseando deshacerse de la incómoda información de este artículo ya tiene la excusa para desecharlo: “Sus fuentes de basan en el facha Libertad Digital!!”. Que sepa esa persona que tal afirmación es falsa, me baso en muchas y diversas fuentes, como es habitual en este blog y en mi emisión de radio; que sepa esa persona que es un grave error de razonamiento rechazar unos argumentos por lo que para esa persona representa el emisor, que sepa esa persona que se comportará como un orangután si comete este error, pero ya sabemos que muchísima gente valora sólo por la apariencia en lugar de por los contenidos, no hay más que ver los votos que consiguen el PP, el PSOE o UPyD)

En la siguiente gráfica del INE se desmienten algunos mitos de la propaganda, como los ya mencionados.

trabajo hombre-mujer

Destaca la brutal mayor cantidad de accidentes y mortandad laboral en hombres que en mujeres. Los trabajos considerados cómodos mayormente los realizan mujeres; excepto, y destaca enormemente, como hemos dicho, los trabajos de limpieza y servicios personales, donde hay una mayoría abrumadora de mujeres.

Por otra parte, como sabemos, hay mayor número de licenciadas universitarias mujeres que hombres.

El discurso feminista dominante es también patriarcal porque trata a las mujeres como víctimas dependientes que necesitan la protección y tutelaje del Estado. Es más, algunas de estas mujeres lobbistas, burguesas de antepasado franquista en algunos casos, no admiten que existan mujeres que ejercen la prostitución voluntariamente, las acusan de padecer trastornos mentales y de necesitar tutelaje. Por cierto, según la ley, la prostitución no se considera violencia de género. 

Lo que se suele ver en los medios, movimientos, instituciones, y lobbies, no es feminismo (igualdad entre el hombre y la mujer), es hembrismo (discriminación y subvaloración de los hombres por parte de las mujeres). Esta degeneración del feminismo tiene consecuencias desastrosas: produce una guerra ficticia entre sexos distorsionando y manipulando la realidad, aleja a la sociedad de un análisis causal sobre la violencia de género que tenga en cuenta factores psicopatológicos, sociales, económicos, etc; distorsiona el auténtico feminismo emancipador de la igualdad anclado en la lucha de clases y el análisis materialista de la historia; oculta la violencia de la mujer sobre el hombre; rompe la unidad familiar y de pareja generando individuos individualistas, narcisistas, aislados, desprotegidos y fáciles de manipular por las élites; victimiza a las mujeres, animaliza y sataniza a los hombres; etc

No quiero, en mi discurso,  negar ni hacer menos visible el aberrante machismo que hay en muchos centros de trabajo y, por supuesto, en las familias y centros educativos. Únicamente pretendo plantear reflexiones ineludibles , descubrir las causas radicales del patriarcado, denunciar la ideología reaccionaria que se transmite a las masas y los errores de la LOVG.

Necesitamos muchísimo más espíritu crítico. La regla del “todo vale” (toda protesta vale) puede ser tan nefasta como el dejar entrar caballos de Troya en el feminismo, quizás el caso de Femen [5].

El poder mediático de Femen, así como la pobreza de su discurso, invisibiliza el resto de feminismos. Por otra parte Femen no es un grupo de activistas de libre asociación, sino una empresa de marketing, ingeniería social o propaganda.

La regla del “todo vale” nos hace aceptar y promocionar leyes e ideologías que están agravando los problemas de violencia, asesinatos a mujeres , alienación e invisibilización de las víctimas varones, o de las víctimas de la explotación capitalista, tantos hombres como mujeres.

Esta actitud intelectualmente precaria de los movimientos que deberían ser la vanguardia de pensamiento, es propia del relativismo posmoderno propio del neoliberalismo. Hasta ahí todo normal, lo aberrante es el negocio que tienen montado ciertos grupos a costa de las víctimas y la propaganda. Hay mucha gente viviendo de esto, y viviendo muy bien, que no quiere solucionar los problemas y cerrar el chiringuito.

Es necesario una ley que trate los problemas de raíz (radical), que sea inclusiva, que ofrezca asistencia psicológica y económica, que no estigmatice o victimice a nadie, que sea preventiva y ofrezca un plan eficaz, que se aplique de verdad, en educación por la igualdad. Es necesario frenar la propaganda mediática, de los lobbies e instituciones: que degeneran al individuo, lo aislan, lo idiotizan, lo anulan cognitivamente, lo influyen en el pensamiento patriarcal, etc. Obviamente para esto habría que meterse con los grandes capitales y el sistema capitalista, lo que ya no serían tan cool y no sería promocionado ni por el PP, ni por el PSOE, ni por los grandes capitales, ni por tantos grupos buenrollistas.

Hacen falta más educadores y psicólogos sociales, y que estos tengan voz en medios e instituciones.

La presión mediática es tal que cualquiera que critique esta ley, o el discurso dominante, es tachado inmediatamente de machista y fascista y sus argumentos tirados a la basura. Es muy similar al “todo es ETA”. No es de extrañar que salgan tan pocas voces criticas. Lo más gracioso es que esta ley ha sido diseñada por gente, precisamente, de derechas. En un principio el PP y después el lobby “feminista”-franquista y el PSOE, con apoyo del PP. A las voces criticas se las mete directamente en el saco de ciertos grupos ultraderechistas que están manipulando contra esta ley e inflan cifras, como por ejemplo, el número de denuncias falsas, que en verdad no se sabe cual es. Para quitarse la información de la cabeza se recurre a cualquier estupidez, por ejemplo la falta de credenciales de quien escribe.

¿Se imaginan que las nuevas normas de tráfico hubiesen arrojado como resultado el aumento en el número de muertos en las carreteras?, ¿no saldrían millares de voces pidiendo estudios y revisiones?, ¿no querríamos saber las causas?. Por supuesto que sí, sin embargo, ¿por qué no ocurre lo mismo con la LOVG? a buen seguro que el adoctrinamiento de la propaganda tiene mucho que ver.

¿Conocen a alguna mujer maltratada, a algún trabajador o psicólogo social que trabaje en estos ámbitos que esté a favor de esta ley y de la propaganda que se lanza a las masas? yo no.

Es muy muy triste que gran parte de la izquierda y del feminismo no estén denunciando esto. Me temo, e incluso me aventuro a decir, que la violencia y los asesinatos seguirán aumentando.

Con esta ley primero se hizo el collar y luego se busco al perro.

Para quien este harto de la mediocridad reinante y quiera acercarse a los grandes autores del feminismo recomiendo los siguientes libros:

La Creación del Patriarcado. De Gerda Lerner

El Segundo Sexo. De Simone de Beauvoir

Y para entender de dónde viene todo esto:

El Origen de la Familia, la Propiedad Privada y el Estado. De Federico Engels

Para abrir boca pueden comenzar con el siguiente documental sobre la filósofa Simone de Beauvoir, para quien no lo sepa fue compañera sentimental de Jean Paul Sartre. Pinchen aquí para ver el video.

Quería así mismo recomendar la película de Icíar Bollaín, “Te Doy mis Ojos“, pues, aparte de ser muy buena película, trata el tema de la violencia de género de una forma muy realista, nada maniquea y nada ideológica. A diferencia de la propaganda, la directora Icíar Bollaín hace el esfuerzo de comprender a los personajes, tanto al maltratador, como a la maltratada, como a los familiares o amigos. Construye unos retratos psicológicos muy interesantes, y como digo, muy cercanos a la realidad y al drama humano que se vive en estos casos, incluso apunta a las causas sociales, económicas, culturales y psicológicas presentes, de una forma muy lúcida, y creo, certera. A diferencia de la propaganda, el espectador termina la película sabiendo más que cuando empezó, con más luz, amor y comprensión.

No se nace mujer, se llega a serlo

Simone de Beauvoir

[1] P.N. Fedoseiev y F.V. Konstantinov, Fundamentos de la filosofía marxista, trad. de A. Sánchez y W. Roces, 1959 , Edit. Grijalbo, pág. 383 y 384.

[2] https://emisionenelvientredeunaballena.wordpress.com/2013/06/05/ideologia-de-genero-cuando-la-dictadura-se-disfraza-de-democracia/

[3] Sobre la Ley de Violencia de Género

Este documental ofrece una visión diferente de la que dan los medios sobre dicha ley. Los casos de mujeres maltratadas y asesinadas han aumentado y, además, la ley ha creado un nuevo problema, denuncias falsas por parte de las mujeres.

http://www.youtube.com/watch?v=3zhAOSf3lt4

[4] Encuesta Anual de Estructura Salarial. INE 2009

[5] https://emisionenelvientredeunaballena.wordpress.com/2013/08/09/amnistia-internacional-hrw-pussy-riot-femen-y-la-propaganda-imperialista-pro-belica/

[6] http://www.europapress.es/00066/20070317111103/mujeres-cometieron-mas-2500-delitos-violencia-contra-hombre-2006-comunidad-madrid.html

[7] http://es.wikipedia.org/wiki/Violencia_contra_el_var%C3%B3n#En_los_pa.C3.ADses_hispanos

[8] http://www.publico.es/447990/solo-ocho-de-las-46-mujeres-asesinadas-por-violencia-machista-habian-denunciado

[9] http://www.publico.es/482244/los-efectos-de-la-crisis-falsean-los-datos-de-violencia-de-genero

[10] http://www.europapress.es/epsocial/politica-social/noticia-fiscalia-alerta-casos-violencia-genero-cometidos-menores-crecen-33-20130916130348.html

[11] Entrevista realizada a Mª José Rodríguez de Armenta (http://mjrodriguezdearmenta.blogspot….), doctora en psicología y que trabaja en la Clínica Forense como Psicóloga Forense. Autora de SOS… Mujeres Maltratadas y numerosos estudios sobre violencia de género.

En el primer video expone el perfil psicológico de una mujer que ha sufrido maltratos y en el tercer video expone su breve visión sobre la ley. Le parece un avance pero expone algunas de las precariedades: juzgados colapsados, nula asistencia psicológica, etc. Lejos, obviamente, del discurso triunfalista de la propaganda.

Entrevista 1

Entrevista 2

Entrevista 3

AMPLIACIÓN:

Violencia de género y procesos de empobrecimiento. Tesis doctoral de Eva Espinar. Departamento Sociología, Psicología, Comunicación y Didáctica.

Informe de la Secretaria de la Mujer. Comunidad de Madrid. Noviembre del 2013

Encuesta Anual de Estructura Salarial. INE 2009

13 Respuestas a “Reflexiones sobre la Ley de Violencia de Género y la ideología supuestamente feminista transmitida a las masas.

  1. Leo el artículo y no me lo puedo creer.

    Así que el feminismo de la Ley de Violencia de Género en realidad es ideología patriarcal y “reaccionaria”, concretamente “ideología de género”, y así asumimos una a una todas las mentiras, tergiversaciones y vómitos neomachistas de la extrema derecha ¡cuya propaganda hasta reproduce y cita en sus fuentes el artículo!, un artículo que a pesar de su inicial pátina marxista finalmente muestra que en verdad no comprende que el problema de la violencia patriarcal, como la capitalista, es de tipo social estructural y no psicomoral individual.

    Por sólo señalar algunas barbaridades del texto:

    – La ley de violencia de género “transmite la ideología del determinismo genético del varón”. ¿De dónde sale esta tontería?

    – “No contempla la violencia de la mujer hacia el hombre”. Típica queja de quien no ha entendido que la violencia patriarcal es estructural.

    – “Tampoco interesan las cifras de acoso a las mujeres trabajadoras, acoso por parte de empresarios varones, y también por parte de mujeres empresarias”. Típica confusión de quien no comprende que el eje de clase no es el único que estructura desigualmente la sociedad, incapaz de distinguir entre acoso patriarcal y acoso laboral y de ver que capitalismo y patriarcado son dos factores estructurales que se entrelazan pero no se identifican, y que por lo mismo anticapitalismo y feminismo no son un a priori de la “izquierda”, aunque debieran serlo, pues se puede ser tanto feminista y capitalista como anticapitalista y machista.

    – Conclusión: se trata de “un feminismo burgués de derechas, que, al mismo tiempo, reproduce un nuevo patriarcado”. Típica conclusión absolutamente delirante de lo anterior.

    – Cuestionamiento de las cifras de denuncias falsas y de la discriminación laboral de la mujer. Esta pura propaganda neomachista es que ni la comento.

    Yo alucino en colorines con cosas como esta, de verdad. Bien podría ser un artículo de Intereconomía o de Libertad Digital (que es por cierto una de las “fuentes”). Tan puestos en unas cosas y cómo nos las cuelan en otras.

  2. Sobre cómo el neomachismo cala por igual en derecha e izquierda:
    https://www.diagonalperiodico.net/libertades/coletillas-del-neomachismo.html

  3. Sobre los orígenes de la ideología de la “ideología de género” en la extrema derecha (primer link) y cómo tan absurda y reaccionaria consideración se ha extendido a todo el espectro político (segundo link):
    http://colectivonovecento.org/2012/10/29/la-ideologia-de-genero-solo-una-alusion-despectiva-12/
    http://colectivonovecento.org/2012/12/04/la-ideologia-de-genero-solo-una-alusion-despectiva-22/

  4. José Luis, te reitero lo mismo que te he dicho por facebook. Debatamos los argumentos concretos y contrastados que ofrece el artículo en lugar de hacer ataques ad hominem cayendo en falacias, nada propias de ti, por otra parte.

    No ayudamos a nadie si seguimos negando la realidad.

    Que esta realidad haya sido denunciada por gente de derechas no implica que la realidad y los datos sean falsos (grave error de razonamiento). Además también ha sido denunciada por colectivos feministas y por trabajadores, psicólogos sociales que trabajan con mujeres maltratadas. Y por sociólogos.

    No dudo que la ley ha ayudado a las mujeres que han denunciado. Pero no hace nada por las mujeres que no pueden denunciar (por carencias psicologicas y económicas). Y por otro lado, reitero, puede estar agravando el problema.

    La realidad es que el problema se agrava, y me aventuro a decir que se seguirá agravando, busquemos las causas en lugar de negar la realidad.

    Hay muchos casos de hombres no machistas que maltratan por una incapacidad para controlar impulsos de ira. En estos casos hace falta asistencia psicológica no un collar de perros.

    No distorsionemos lo que dice el artículo, no sesguemos, ni recurramos a falacias. Distingamos cuando el artículo hace referencia a la Ley de cuando hace referencia a la propaganda. Distingamos cuando habla de posibles de cuando hace afirmaciones.

    Aquí no existe el menor argumento pepero o de UPyD como tú dices.

    De hecho son los peperos y del PSOE los que defienden más la ley, es decir, la derecha.

    Si me he equivocado en algo, demuestramelo con pruebas y argumentos, no con ataques, y serás escuchado.

    Un saludo!.

    (si quieres, en lugar de por facebook, comentalo por aquí, para que enriquezca el artículo)

  5. Esplendoroso Artículo, muy completo y veraz sobre este grave problema de Géneros y Masas

  6. Buenísimo el artículo. Por fin encuentro algo de cordura sobre este tema.

  7. Gracias. Comparto mas información:

    Las otras caras de la violencia de género:

    El viernes 27 de junio de 2014 tuvo lugar en Cambados una charla-coloquio sobre la controvertida LEY DE VIOLENCIA DE GÉNERO. Este acto fue una iniciativa de AVILEGEN (Asociación de víctimas de la Ley de Violencia de Género) y Miguélez & Asociados-Abogados.

    Participaron como ponentes:

    Prado Esteban Diezma – Beatriz Piñeiro Lago – Beatríz Rodríguez Gómez

    Moderador: Bernardo Dios Loureiro

    Presentadora: Ana Isabel Oubiña

    Locuciones: Coral Mur

    Realización y postproducción: Néstor Blanco (Yellow Zamburiña Records)

  8. Informe Recopilación de Casos de Violencia Familiar ejercida por la Mujer en España año 2013 creado por La Asociación de Padres de Familia Separados de Asturias.

    EN EL AÑO 2013 TENEMOS REGISTRADOS 220 CASOS

    ASESINATOS PAREJAS o EX PAREJAS: 12 CASOS
    INTENTOS DE ASESINATO PAREJA O EXPAREJA: 26 CASOS
    ASESINATOS DE HIJ@S: 11 CASOS
    INTENTOS DE ASESINATOS A HIJ@S; 5 CASOS
    ASESINATOS FAMILIARES; 3 CASOS
    OTROS ASESINATOS: 5 CASOS
    OTROS INTENTOS DE ASESINATO; 4 CASOS
    AGRESIONES O MALTRATOS A SUS PAREJAS; 31 CASOS
    AGRESIONES O MALTRATOS A SUS EXPAREJAS; 20 CASOS
    SAP (SÍNDROME DE ALIENACIÓN PARENTAL); 0 CASOS
    AGRESIONES O MALTRATOS A OTROS HOMBRES; 4 CASOS
    AGRESIONES O MALTRATOS A LOS HIJ@S: 21 CASOS
    AGRESIONES O MALTRATOS A FAMILIARES; 18 CASOS
    AGRESIONES O MALTRATOS A PERSONAS ALLEGADAS A EX PAREJAS: 0 CASOS
    OTRAS AGRESIONES: 4 CASOS
    DENUNCIAS FALSAS: 33 CASOS
    SUSTRACCIONES; 8 CASOS
    CAMBIOS DE CUSTODIA: 1 CASOS
    IMPEDIR RÉGIMEN DE VISITAS; 5 CASOS
    CONDENAS POR INCUMPLIMIENTOS: 9 CASOS

    Ver la fuente:

    http://www.apfsasturias.es/files/be82cec9-dd60-4ec5-b0a7-da9a1ca5e009.pdf

  9. Pingback: Algunas reflexiones sobre el feminismo no igualitario y sus consecuencias | Emisión en el Vientre de una Ballena

  10. Toda la verdad sobre las denuncias falsas de violencia de genero http://bit.ly/2k9ua76

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s