La leyenda negra antiespañola y el sentimiento de inferioridad

Creo que a nadie se le escapa, si es capaz de admitirlo, que los españoles tenemos un sentimiento de inferioridad con respecto a nuestros vecinos que viene de mucho tiempo atrás y que, podría decirse, ha ido siendo sembrado incluso por nuestras propias élites.

¿Cómo se explica, por ejemplo, que todo escolar conozca la historia, distorsionada y vergonzosa, de la llamada Armada Invencible, o que la gente conozca Trafalgar y al vicealmirante Nelson, pero no sepa quienes son Blas de Lezo o Álvaro de Bazán? ¿Un imperio de patanes, sin músculo racional y científico, como se tiende a creer, habría sobrevivido 300 años ante el acoso constante de potencias enemigas? ¿En un imperio oscuro habría florecido un siglo de oro con una explosión apabullante en las artes y las letras?.

¿Cometió el imperio español un genocidio en América? Veremos que los datos lo desmienten para el imperio español, pero no así para el imperio británico o estadounidense.

Para construir un país habitable es necesario dotarnos de elementos de identificación dignos que nos unan a todos en una empresa común, sin relegar ni lo más mínimo a la lucha de clases (a todo empresario explotador se le debería llamar antiespañol), y para ello es necesario recuperar nuestra historia de las innumerables distorsiones propagandísticas de nuestros enemigos. Nuestra historia, con lo bueno y lo malo, con nuestros enormes logros y nuestros innumerables errores, sin caer en la propaganda negra ni en una propaganda rosa, y hacerlo desde la racionalidad y los documentos. Si hiciéramos esto descubriríamos, por ejemplo, que los españoles descubrimos el mundo, porque fuimos los primeros en cartografiarlo; que fuimos los primeros en hacer leyes que protegían a los indígenas o que poseíamos el mejor conocimiento en industria naval.

Al igual que un victimario trata de inocular un sentimiento de culpa a su víctima, así esta atrapada España en las redes de esta propaganda histórica. Este taponamiento a nuestros potenciales genera todo tipo de destructividad que se manifiesta en la tendencia a marginar al que destaca o a adherirse a nacionalismos periféricos racistas, si se puede aplicar el término, con los propios compatriotas.

Los ejemplos de estos síntomas y de esta propaganda antiespañola son innumerables, por ejemplo, más de uno me llamará facha sólo por escribir estas líneas. Pero precisamente no admitir a la conciencia esta inferioridad, hace que el sentimiento de lo español sea movilizado por los peores líderes en las eternas manifestaciones casposas que todos conocemos, y que el sentimiento de lo antiespañol sea movilizado por líderes racistas de los nacionalismos periféricos. Nunca se ha ganado nada enfrentando a la gente. Pero para introducirnos en estas cuestiones de tanta importancia recomiendo el visionado de la siguiente charla:

España contra sus fantasmas. Dialogamos con Pedro Insua.

 

Para saber más:

Ateneo Escurialense. Leyenda Negra. Mesa 2

Javier González Larrea. Hitos olvidados del Imperio español

Carlos Martínez Shaw: La verdadera historia de Hernán Cortés

 

 

9 Respuestas a “La leyenda negra antiespañola y el sentimiento de inferioridad

  1. Internacionalista proletario

    Pedro Insua es miembro de consejo de dirección del Catoblepas. El Catoblepas es una publicación digital dedicada a la difusión de ideas reaccionarias nacionalcatólicas disfrazadas de marxismo. El objetivo de esta estrategia es atraer a los comunistas hacia el fascismo, el cual, en última instancia, acaba sirviendo siempre a los intereses de la burguesía y del gran capital. Esta estrategia fue ideada por el antiguo falangista Gustavo Bueno, de cuya Fundación (Fundación Gustavo Bueno) Pedro Insua es Investigador Asociado. Para más información sobre la ideología reaccionaria y nacionalcatólica difundida por el Catoblepas de Pedro Insua dejo el enlace al artículo del bloguero Marat “De Gustavo Bueno a los nazbol, pasando por todo lo que arrastran sus discípulos”.
    http://eljanoandaluz.blogspot.com/2013/03/de-gustavo-bueno-los-nazbol-pasando-por.html?m=1
    Extracto del artículo:
    <>

    • Internacionalista proletario

      Dejo un extracto del artículo de Marat anteriormente citado:
      “Hay que desenmascarar plenamente la aberración que supone fascistizar y nacionalizar la idea de izquierda, cuando ésta es por su propia naturaleza internacional, y la intención de mezclar en un mismo campo a derechas reaccionarias con izquierdas revolucionarias, para tratar de integrar a ambas contra otra parte de la izquierda por liberal y claudicante que ésta sea. Si hay que atacar a la socialdemocracia habrá de ser desde la coherencia de no mezclarnos con “gente” como la de “Libertad Digital”, los “Jiménez Losantos”, los provida , los patriotas del PP, los “españolazos” de “Una, Grande y Libre” de la Fundación (DENAES) para la Defensa de la Nación Española, de la que Bueno es miembro de su patronato de honor. “

  2. Amigo, desde el respeto lo que puedo decirte es que ya conozco esas acusaciones, yo mismo me las creí un tiempo, y el prejuicio que yo tenía me impedía entender lo que estos autores estaban proponiendo. ¿Cómo podía yo criticar algo que no entendía? Lo que hacía era juzgar sin comprender.
    Gustavo Bueno es uno de nuestros mejores pensadores. Leer a un pensador de este nivel, especialmente si no estás, a priori, de acuerdo con él, es un ejercicio sano que hace crecer.

    No es de extrañar que se carguen las tintas contra Bueno pues ha sido a mi juicio el que más lúcidamente ha atacado los errores del pensamiento de izquierdas, pero también el de la derecha. Su pensamiento, que es de un materialismo impecable, trataba de saltar esos maniqueísmos con los que se categoriza la realidad, y que impiden comprenderla. Maniqueísmos en los que cae tanto la izquierda como la derecha.

    Por lo demás, Bueno nunca ha pertenecido a la Falange. Ni Santiago Armesilla ni Pedro Insua son nazbols, ni nada similar. Hablan de nación política, no de raza o cultura como los nazis, no tiene nada que ver.
    Acusarles de ultraderechistas de algún tipo se merecería al menos una argumentación, para poder matizarla o discutirla con tranquilidad. Pero si ni siquiera se les lee poca argumentación puede haber.

    Gustavo Bueno, Armesilla o Insua son, yo diría, de los pocos pensadores de tradición marxista que han publicado en las últimas décadas.

    Reivindicar una identidad española digna, y no entregar la idea de España a la derecha, NO implica abandonar un discurso de clase, en absoluto. Si a cualquiera que diga esto se le cuelga una etiqueta despectiva el diálogo de argumentos queda impedido. Geoestrategicamente reivindicar un Estado social fuerte me parece necesario para enfrentar el capitalismo imperialista hoy día. Lo que no puede ser es que se acuse de facha a todo dios, a Juan Manual Serrat, a Paco Frutos, a Gustavo Bueno, prácticamente a todo aquel que no comulgue…

    Es un pensamiento el de Bueno que hoy día es más necesario que nunca ante el integrismo y la indefinición del pensamiento Podemita, y la derecha canallesca o los independentistas, que esos sí han abandonado el discurso de clases.

    Lo que hace Marat es un ad hominem constante. Aplicando sus mismas fórmulas él, que perteneció al PSOE, también quedaría invalidado.
    Hay que debatir argumentos y contrastar la historia y a los autores, y no buscar una pureza, o una falta total de contradicciones, que nadie tiene. Si dejamos de cuestionarnos estamos perdidos.

    Un saludo.

  3. Internacionalista proletario

    Creo que hay un hecho incuestionable, y es que las continuas justificaciones que hacen en sus teorías Bueno y los “buenistas” sobre la supuesta bondad del imperio español y del catolicismo, muy marxista no es.
    Gustavo Bueno, como buen defensor de los intereses de las clases dominantes, es un grandísimo cínico. Y es que es imposible utilizar la razón para justificar cualquier forma de tiranía, por ello a Bueno no le queda más remedio que emplear el más desvergonzado cinismo. Estas teorías que tratan de hacer pasar por marxistas el imperialismo español católico, es la prueba más patente de dicho cinismo.
    Por otra parte, no creo que sea lo mismo haber sido militante de base del PSOE, como dices que fue el bloguero Marat hace mucho tiempo, que moverse entre círculos falangistas y del más rancio catolicismo, como se movió Gustavo Bueno durante toda su vida hasta su muerte. Una buena prueba de esto último es la colaboración de Gustavo Bueno con el papa Benedicto XVI (el antiguo nazi Ratzinger) en el libro “Dios salve la razón”, en el que Bueno viene a decir que el dios católico tiene la capacidad de salvar a la razón de sus extravíos, un argumento que, en mi humilde opinión, está bastante alejado del marxismo.

    http://www.fgbueno.es/gbm/gb2008dr.htm

    Por último, decirte que el maniqueísmo que achacas a otros también lo manejas tú, pues, según tu argumentación, y la de todos los “buenistas” en general, no sentirse identificado con el imperio español es sinónimo de una persona que no se siente orgullosa de sí misma aunque esta persona esté en el paro y pudriéndose de asco por culpa de la codicia de aquellos que tan orgullosos se sienten del imperio español: la burguesía española.

  4. He intentado abrir el diálogo contigo pero veo que te cierras aún más.

    Da la impresión de que ves el mundo en buenos y malos. Me atribuyes pensamientos que ni si quiera he dicho y me colocas la etiqueta de “buenista”, con lo cual entiendo que ya me has puesto en el lugar de los malos. Yo desde luego no me considero buenista, pero rescato, como haría de cualquier otro autor, las partes que considero interesantes.

    No me estás hablando de ideas, Gustado Bueno era filósofo, lo que haces es el ad hominem al mas puro estilo Marat. Como Bueno se movió con católicos ¿quiere decir que defiende los intereses de las élites? También se movió con comunistas y con liberales, ¿quiere decir esto que también era comunista y liberal?

    Desconozco qué pensaba Gustavo Bueno sobre el catolicismo, leeré el artículo que has compartido, lo que sí es sobradamente sabido es que era ateo declarado.

    Gustavo Bueno no habla de bondades del imperio español. Lo que él hace es un análisis materialista y encuentra diferencias entre los distintos imperios. Por ejemplo, no tiene nada que ver un imperio que invade una región y luego genera un Estado de derecho; que un imperio, como el de USA, que invade Libia y lo deja destruido en manos de terroristas.

    Acusar a cualquiera de ultraderechista por esto es tan absurdo como acusar de facha a alguien que hace un análisis del mundo animal y saca diferencias entre distintos tipos de primates.

    Dentro de la Fundación Gustavo Bueno hay gente de derechas y de izquierdas, lo que les une es la influencia de su obra y el método del materialismo filosófico.

    En este video de la Fundación puedes ver a Armesilla haciendo un recorrido de tres horas sobre la revolución rusa:

    Desde luego esto no se haría en ninguna fundación ultraderechista, ni se hace en ninguna fundación de izquierdas. Y si pudiéramos debatir de ideas, te darías cuenta de que el pensamiento de Armesilla, que es marxismo ortodoxo como pocas veces he visto, sin que esto sea necesariamente mejor o peor, no tiene nada que ver con el de un nazbol, si es que esa gente tiene pensamiento.

    Pero debatir ideas requiere acercarse a los autores y esto requiere tiempo, y sobre todo, requiere superar prejuicios.

    En este otro video de la fundación puedes ver al psicólogo Marino Pérez tratando de hacer una propuesta de cierre categorial a la psicología. Como puedes ver, lejos de visiones oscurantistas absolutamente desinformadas, lo que se hace en esta fundación es hablar de filosofía y ciencia; y si hay católicos, o algún falangista, o qué se yo, algún pepero, es lo más normal del mundo, igual que si vas a una asociación de médicos te encontrarás a médicos de izquierdas y de derechas, como es natural.

    Lamentablemente hoy la izquierda se parece cada vez más a ese catolicismo rancio del que hablas, pues el que no comulga con los dogmas es sencillamente acusado de facha, así en genérico, como sinónimo del mal personificado. Igual que la iglesia católica en siglos anteriores acusaba de herejes a quien no comulgase. Esa actitud de “quemar libros” sí sería más propia de un nazbol.

    • Internacionalista proletario

      Pedro Insua es colaborador habitual de Intereconomía y esRadio, por lo que dudo mucho que su intención real sea la de influir sobre un público realmente marxista (aunque es verdad que hay mucho despistado por ahí). Básicamente, la labor de Gustavo Bueno y sus seguidores consiste en reforzar el pensamiento de un público esencialmente reaccionario, pues al revestir un discurso propio de la Falange con un cierto barniz progresista y humanista (gracias al lenguaje seudomarxista que utilizan) justifican ideas profundamente reaccionarias, lo que radicaliza aún más al público al que se dirigen. En resumen, que a Pedro Insua le llevan a Intereconomia y a esRadio, no tanto para “reconvertir” a los comunistas al “buenismo”, sino más bien para volver a su audiencia más facha de lo que ya es. Además, todo esto, a su vez, es de gran utilidad para que mucha gente se aferre aún más a las posiciones de la socialdemocracia liberal burguesa (PSOE, Podemos, nacionalismos burgueses, feminismos, etc) de un modo inconsciente, como mecanismo de defensa ante las delirantes ideas y los ataques cargados de fanatismo reaccionario de Bueno y sus chicos a dicha socialdemocracia liberal burguesa. Por esto último, no es de extrañar que el reaccionario Gustavo Bueno hijo fuera un colaborador habitual del programa progre de Javier Sardá, Crónicas Marcianas. De esta forma se polariza a las masas en torno a dos posturas igualmente útiles para la burguesía.
      Por cierto, no es una cuestión de buenos y malos (como tú dices que yo digo), sino de lucha de clases, y posicionarse a favor del nacionalismo burgués imperialista es, según el marxismo (el de Marx, no el de Insua), posicionarse a favor de la burguesía.

  5. O sea que como Pedro Insua habla en Intereconomía quiere decir que es facha. Voy a aplicar tu mismo razonamiento para ver si entiendes el absurdo:
    Entonces como Paco Marhuenda o Eduardo Inda hablan en La Sexta quiere decir que son progres; y como Paco Frutos habló en la marcha por la unidad de España quiere decir que es facha; y como Francisco Umbral escribía en El Mundo era facha… Y claro, los comunistas que trabajaban en sindicatos del franquismo eran franquistas; y Stalin, que firmó con los nazis el pacto Pacto Ribbentrop-Mólotov, quiere decir que era nazi, claro. Y cuando tú sacas dinero en el banco quiere decir que eres capitalista… Pero no, no vemos el mundo en blanco y negro ni nada por el estilo.

    Para criticar a un autor primero hay que haberlo leído y comprendido, no solo por respeto al autor, o a tu interlocutor, sino sobre todo por respeto a ti mismo.

    El uso que haces de la herramienta marxista prácticamente como verdad revelada supone no haber entendido nada de lo que es el marxismo. Los marxistas clásicos, Marx, Lenin…, analizaban materialmente el contexto, la coyuntura, el equilibrio de fuerzas; eran científicos, no creyentes, por eso Marx y Engels llegaron a apoyar la independencia de Polonia, ¿Marx y Engels apoyando una cuestión nacionalista? Sí, entendieron que en ese momento histórico era un avance para la clase trabajadora, pero me temo que desde tu punto de vista integrista Marx y Engels también son reaccionarios.

    Aquí tienes más info sobre la cuestión nacional en Marx y Engels:
    https://kmarx.wordpress.com/2013/11/18/marx-y-engels-frente-a-la-cuestion-nacional/

    Y aquí te paso un video muy interesante sobre el libro de Lenin, el izquierdismo, la enfermedad infantil del comunismo. Lo siento, según tu punto de vista Lenin también era un reaccionario:

    • Internacionalista proletario

      Muy interesante el mind-fuck que utilizas para responderme, muy al estilo discordiano. La verdad es que todo el tema de la “guerrilla ontológica” de Robert Anton Wilson y el discordianismo es muy útil para comprender el pensamiento de Gustavo Bueno y su verdadera finalidad: contrainteligencia en estado puro. Y es que el cinismo y la tergiversación del marxismo es el leitmotiv de la obra de Gustavo Bueno, Armesilla o Insua, cuyo objetivo es anular la influencia social del marxismo (en ese sentido habría que entender el materialismo filosófico de Bueno, que no es más que idealismo y, por lo tanto, muy útil para la burguesía) y revertir dicha influencia en favor de los intereses de la burguesía (como lacayunamente hace Insua en sus colaboraciones con cadenas reaccionarias).

  6. Bueno, cuando leas a los autores y estés dispuesto a abandonar la difamación y entrar a debatir ideas escríbeme.
    Mientras tanto te dejo que disfrutes de tus conspiraciones.

    Un saludo!

    PD. Si la izquierda cada vez adopta más tu actitud no me extraña que Insua tenga que irse a hablar a Intereconomía. A mi también me han hecho el vacío en todas partes y me han llamado facha y cosas peores a menudo, es el precio de mantener una honestidad intelectual y un pensamiento propio.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.