Autor

Hunter S. Thomson. By ArtWarriors                                       Hunter S. Thompson. (ArtWarriors)

En una sociedad de alienados (yo me incluyo), qué difícil nos resulta hablar de nosotros, excepto a los narcisistas (yo me incluyo).

Nos cuesta porque no sabemos ni quienes somos, nos cuesta porque no sabemos ni pensar, nos cuesta porque somos como somos: anulados, fracasados, farsantes, piezas en el tablero económico tecnotrónico.

Pero si queréis que os diga lo que se suele decir para no pensar o admitir lo que realmente somos, lo diré:

Tengo 30 años, firmo con pseudónimos porque lo que escribo haría vomitar a más de un creyente neoliberal, mi apodo habitual es Sonny. Trabajaba de técnico en televisión, he trabajado en infinidad de trabajos bukowskianos. Sí, me he rebajado, pero ahora voy de burgués y soy dragoniano. Estudio psicología, carrera a cada minuto más aburrida y equivocada en sus planteamientos epistemológicos, que ni siquiera se estudian.

Me interesa todo, pero de lo que suelo hablar en mis artículos, y en la emisión en el interior profético en el vientre de una ballena, es de alienación: propaganda, manipulación, ideologías, ingeniería social, política, filosofía, psicología, e incluso cine… Hago ficción sonora y poesía, incomprensiblemente la sección más desértica de este cuaderno de bitácora bíblico y submarino.

Tengo ideología/s, como todo el mundo (aunque muchos creen que no), pero no te voy a decir cuál es.

Se pensar por mi mismo, ¿y tú?

La foto que utilizo en las redes sociales es un dibujo de Hunter S. Thompson, un tipo increíble, ¿conocen “Miedo y Asco en las Vegas”, no? lean el libro. Un periodista de verdad, no como los de ahora, alguien que cruzó el límite para saber lo que había al otro lado.

Desde estas páginas saladas invito constantemente al cuestionamiento, al pensamiento crítico, “nos dominan por el engaño”, trato de dar un sentido a toda esa mierda que constantemente nos están vendiendo los grandes capitales mediante mil caras distintas pero iguales. Más importante aún que entender cómo funciona la propaganda moderna es saber filosofía; al menos, la que importa; de lo contrario, lo siento, nos van a aborregar: la manipulación ha alcanzado proporciones bíblicas y la mayoría de la gente no ha pensado en esto jamás (ni en esto ni en nada).

No obstante el vientre de la ballena es un libro de arena, infinito, igual que la sal y el mar. Más os vale que os guste la playa y las algas.

Soy un farsante igual que todos, la diferencia es que yo lo admito. Os necesito, no tengo autoestima.

Si queréis saber por qué me he metido en el vientre de una ballena a emitir radio, no es por el increíble alcance de los ultrasonidos de estos animales. Os dejo con un pasaje de El Arte de Amar, de Erich Fromm. Soy un hombre justo pero quiero aprender a amaros amigos/as, quiero superar mi narcisismo y alienación, quiero aprender, quiero aprender a amaros, no quiero que os manipulen, hay esperanza:

“En el libro de Jonás se describe en forma sumamente

bella este elemento del amor. Dios le ha dicho a Jonás que vaya a

Nínive para advertir a sus habitantes que serán castigados si no

abandonan sus prácticas perversas. Jonás huye de su misión porque

teme que la gente de Nínive se arrepienta y que Dios los perdone. Es

un hombre con un poderoso sentido del orden y de la ley, pero sin

amor. Sin embargo, al tratar de escapar, se encuentra en el vientre

de una ballena, que simboliza el estado de aislamiento y reclusión

que ha provocado en él su falta de amor y de solidaridad. Dios lo

salva, y Jonás va a Nínive. Predica ante los habitantes tal como Dios

se lo ha mandado, y ocurre aquello que él tanto temía. Los hombres

de Nínive se arrepienten de sus pecados, abandonan sus malos

hábitos, y Dios los perdona y decide no destruir la ciudad. Jonás se

siente hondamente enojado y apesadumbrado; él quería «justicia»,

no misericordia. Por fin encuentra cierto consuelo en la sombra de un

árbol que Dios ha hecho crecer para protegerlo del sol. Pero cuando

Dios hace que el árbol se seque, Jonás se deprime y se queja

airadamente a Dios. Dios responde: «Tuviste tú lástima de la

calabacera, en la cual no trabajaste, ni tú la hiciste crecer; que en

espacio de una noche nació y en espacio de una noche pereció. Y no

tendré yo piedad de Nínive, aquella gran ciudad, donde hay más de

ciento veinte mil personas que no conocen su mano derecha su mano

izquierda, y muchos animales?» La respuesta de Dios a Jonás debe

entenderse simbólicamente. Dios le explica a Jonás que la esencia

del amor es «trabajar» por algo y «hacer crecer», que el amor y el

trabajo son inseparables. Se ama aquello por lo que se trabaja, y se

trabaja por lo que se ama. El cuidado y la preocupación implican otro

aspecto del amor: el de la responsabilidad. Hoy en día suele usarse

ese término para denotar un deber, algo impuesto desde el exterior.

Pero la responsabilidad, en su verdadero sentido, es un acto

enteramente voluntario, constituye mi respuesta a las necesidades,

expresadas o no, de otro ser humano. Ser «responsable» significa

estar listo y dispuesto a «responder». Jonás no se sentía responsable

ante los habitantes de Nínive. Él, como Caín, podía preguntar: «¿Soy

yo el guardián de mi hermano?» La persona que ama, responde. La

vida de su hermano no es sólo asunto de su hermano, sino, propio.

Siéntese tan responsable por sus semejantes como por sí mismo. Tal

responsabilidad, en el caso de la madre y su hijo, atañe

principalmente al cuidado de las necesidades físicas. En el amor

entre adultos, a las necesidades psíquicas de la otra persona”

 

Os dejo con uno de mis favoritos: Tom Waits, hambriento en el vientre de una ballena

17 Respuestas a “Autor

  1. Yo no creo que Jonás no fuera a Nínive por temor a que sus habitantes se retractaran, sino más bien por lo contrario: por no escucharle con la atención o actitud debidas. A fin de cuentas, fue un escogido de Dios (que a Dios le salieran rana algunos siervos no prueba que Él no tenga buen ojo, siguiendo con el tono llano, sino que ejerce su presciencia selectivamente; las personas pueden cambiar y, de hecho, lo hacen a diario). La ciudad se hallaba en una situación sumamente decadente y era de esperar que, sin la protección o guía divinas, por lo menos se mofaran de él. De modo que el azoramiento que experimentó tuvo por razón una bien distinta.

    Para Fromm, entiendo, Jonás no tenía un corazón bueno, recto, puro o como se quiera decir; hasta llega al punto inaudito ¡de equipararlo con Caín! ^_^ Otra cosa es que después de transmitir la denunciación a la inmunda ciudad y comprobar al término de los «40 días» que no fue destruida, se ofuscara. Tenía pinta de terco, eso sí, pero todo apunta a que acabó demostrando arrepentimiento sincero, y su ejemplo pone de manifiesto la importancia de la obediencia a Dios, que nos dice en su Palabra inspirada que el amor «no busca sus propios intereses [egoístas]» (1 Corintios 13:5; es posible que pensara, otorgándose demasiada importancia a sí mismo, que su labor no serviría de nada si finalmente el juicio adverso no se llevaba a cabo). O también lo que de nuevo el apóstol Pablo dejó registrado, esta vez en Filipenses 2:3, 4: «no haciendo nada movidos por espíritu de contradicción ni por egotismo [reconocer tu narcisismo es el primer paso para vencerlo ;-D], sino considerando con humildad mental que los demás son superiores a ustedes, no vigilando con interés personal solo sus propios asuntos, sino también con interés personal los de los demás».

    Tampoco creo que lo del vientre del gran pez sea una metáfora, sino ‘simplemente’ un milagro para rescatarlo de la profundidad acuosa y constatar una vez más la omnipotencia del Creador; que sí, es lo que me han contado, pero es también lo que desde un prisma crítico y de estudio creo. Mi fe no es ciega porque yo no soy crédulo. ‘Excusatio non petita, accusatio manifesta’, dirán.

    • Este pasaje lo leí en la biblia con mi madre cuando era pequeño, y recuerdo que me moló bastante, pero claro, yo ya no me acuerdo del contenido, seguramente sea como tu dices.

      La interpretación de Fromm me venía como anillo al dedo, un hombre con un sentido muy elevado de la justicia, pero le faltaba amor y empatía.

      El vientre de la ballena como un lugar para hacer introspección y cambiar, desde las entrañas, con las vísceras.

      Un saludo!

  2. Me llamó la atención esta interpretación, que por libre no deja de ser interesante. Es más, ¡estoy de acuerdo! «En medio de la más absoluta oscuridad, Jonás tiene tiempo para poner en orden sus pensamientos y orar a Jehová», tal y como se deduce del capítulo 2 del libro que lleva su nombre.

    http://www.jw.org/es/publicaciones/libros/Historias-b%C3%ADblicas/parte-4-primer-rey-de-israel-a-cautiverio-en-babilonia/Historia-70-Jon%C3%A1s-y-el-gran-pez/ Aquí se cuenta la historia para niños; y digo la historia, no el cuento, he aquí el matiz. 🙂 La descripción que hace Jonás de la ciudad está respaldada también por la arqueología. Sin embargo, los Testigos creemos que la prueba principal de su autenticidad es «la relación que el propio Jesús estableció entre los 3 días que Jonás estuvo dentro del pez y el tiempo que él estaría muerto (Mateo 12:38-40). Sí, ¡hasta el propio Jesucristo aprobó lo de Jonás!

    No es que trate de convencerte, menos después de decir que seguramente tengo razón, jeje. Te he leído que no eres hombre de religión —Bono tampoco, como dejó constar en la cita que publicaste en el art. que luego pasaré a comentar—, pero que sabes apreciar la belleza que han legado al mundo.
    Eso me induce a creer que eres persona de mente abierta, lo cual está bien. En realidad yo solo soy hombre —muy poco mayor que tú, creo— de la mía, y lo digo creyendo que ‘solo’ la mía es la verdadera, que no por ser la mía… je. Si no lo creyera así, tendría simplemente otra o ninguna, religión. ^_^ Jesús dijo en Juan 8:32: «conocerán la verdad y la verdad los libertará». Y nadie discute —o cree— que conocer la verdad sobre lo que sea libera, por dura que en ocasiones sea.

    De prejuicios está lleno el mundo, en fin, y sé bien lo que opinaría de mí, por decir esto, cualquiera que no me conoce, lo que más que un prejuicio sería por mi parte un juicio previo. X-))

    De Fromm hace relativamente poco colgué en mi facebook lo que sigue:

    «Nuestra sociedad occidental contemporánea, a pesar de su progreso material, intelectual y político, ayuda cada vez menos a la salud mental y tiende a socavar la seguridad interior, la felicidad, la razón y la capacidad para el amor del individuo; tiende a convertirlo en un autómata que paga su frustración como ser humano con trastornos mentales crecientes y una desesperación que se oculta bajo un frenético afán de trabajo y supuestos placeres».

    Estoy absolutamente convencido de que estás de acuerdo con su reflexión. 😉 Un saludo.

    • Pues sí, estoy muy de acuerdo con la cita de Fromm. Nuestras sociedades son contra-natura. El ser humano es por naturaleza social, empático y cooperativo. Pero la estructura social nos lleva a pisarnos unos a otros, tratan de romper la unidad familiar y aislarnos.

      Yo soy ateo, opino parecido a Bono, creo que la idea filosófica de dios es muy poderosa, y la biblia es un libro muy bello, pero las religiones han sido otro medio más de alienación. Seguramente no estarás de acuerdo, pero en las religiones no se sigue solamente el libro, ni la interpretación que cada cual quiera dar al libro, se siguen principalmente una serie de mandatos que una serie de personas, las que crearon la religión, han inventado arbitrariamente, el caso de los testigos con la sangre sería un ejemplo de ello, y por principios éticos no puedo defender algo así. Ahora bien, siempre defenderé el derecho de cada cuál a profesar las creencias que él quiera, siempre y cuando sean respetuosas con la integridad de los demás. Y también defenderé que a los niños se les eduque de forma laica, después cuando sean adultos que elijan lo que quieran.

      Creo recordar que en la biblia se dice algo parecido a no seguir a líderes humanos. A mi parecer, estos líderes han usurpado el libro original.

      Es curioso que seas testigo de Jehová, mi madre también lo es, lo conozco bastante.

      Espero que no te moleste mi crítica. Saludos!

  3. No, no me molesta tu crítica, y curiosamente se me pasó por la cabeza lo de que tuvieras allegados de esta religión. Normalmente la gente ‘conoce’ algún Testigo, pero quizás el título de tu portal (o lo que sea, buscaba un sust. coral para comprender también al homónimo de la radio) me indujo a pensarlo, o lo de que de niño te contaran la historia (es raro que un progenitor o tutor no Testigo cuente historias bíblicas al niño), o puede que cierta sensibilidad que detecté… 🙂

    Entrando en materia, decir que cuando alguien con cierto conocimiento sobre nosotros nos echa en cara, o por lo menos objeta, el asunto de la sangre, lo hace creyendo que la nuestra es una creencia o interpretación fundamentalista. Me sorprende que ligues lo arbitrario con algo tan importante como rechazar una transfusión sanguínea, que no es, como muchos por ahí dicen, dejar morir. El supuesto fundamentalismo se entiende, aunque no se comparta, pero lo de la arbitrariedad no es concebible.

    Y sí, tengo que decir que es muy frecuente que los fieles de cualquier religión, como los componentes de cualquier organización jerarquizada, sigan los dictados de sus superiores a pies juntillas, sin atender a razones. En el seno de los Testigos también se insta a la cohesión, entendiendo que los miembros que llevan la delantera (alguien tiene que llevarla para que haya aquello, organización, además de concierto, pues en todo ámbito siempre hay personas más preparadas; pero aquí no hay jefes propiamente dichos) han sido designados por espíritu santo (1 Corintios 1:10; Hechos 20:28). No obstante, no te piden ni directa ni indirectamente que dejes de usar tu facultad de pensar (Romanos 12:1). No te ordenan cómo vivir ni te dicen cómo vivir, sino cómo ‘hay’ que vivir de acuerdo a las Escrituras, y no te estigmatizan por ser aparentemente ‘menos espiritual’ (Gálatas 6:5; 1 Corintios 10:12). Lo de que su interpretación es humana es obvio, pero cuando no existe ningún principio bíblico o pauta clara envueltos (la prohibición de la sangre hallada en Hechos 15:28, 29 es taxativa y vigente). Supongo que sabes también que se caracterizan por esforzarse sincera y solícitamente por aplicar lo que la Biblia dice; ya sabes, palabra de Dios, no ‘solo’ de hombres. Si alguien peca de dogmatismo, se le da un toque de atención (Habacuc 2:2; 2 Timoteo 3:16, 17). No nos caracterizamos, pues, por imponer ideas personales, y sí por ser tolerantes y respetuosos (Romanos 12:3; 1 Pedro 3:15), lo que no nos convierte en borregos, sino en ovejas (es un chiste improvisado, pero es interesante cómo encaja aquí Hebreos 5:12, 13). Nos llaman pesados entre otras cosas porque la ocurrencia, convertida en cliché, en cuestión es fácil («No miento porque mi religión me lo prohíbe»: aquí en cambio se bromea con algo que tiene muchísimo más de verdad que de embuste), y el dicterio con humor hacia la persona que es diferente respecto de quien sea siempre es tentador cuando, presentado visos de benigna, no se acaba de comprenderla (como lo de llamar santurrón a quien pretende ser bueno). Lo que nos define es la perseverancia, de aguantar, no siendo ninguna de las dos forma eufemística (Mateo 10:22; Colosenses 1:11). No puedo estar de acuerdo con la educación laica dentro de la familia. Tú para tu hijo quieres lo mejor y un hijo pequeño a menudo no sabe qué es lo mejor (Mateo 7:9-11). No se trata de forzar, lógicamente, sino de educarlos a tierna edad para que siempre les sea natural y ellos también lleguen a amar a quien ha dado la vida a todo, ya que sigue deseándonos lo mejor (Proverbios 22:6; Hechos 3:19; Malaquías 3:6). La crianza de los hijos es una labor tremendamente difícil, se mire como se mire. Por otra parte, no es cierto lo de no obedecer a líderes humanos; de lo contrario no tendrían sentido las palabras de Jesús en Mateo 22:21b: «paguen a César las cosas de César, pero a Dios las cosas de Dios» (véase también Tito 3:1). Romanos 13:1, 2 da el porqué: «Toda alma esté en sujeción a las autoridades superiores, porque no hay autoridad a no ser por Dios; las autoridades que existen están colocadas por Dios en sus posiciones relativas. Por lo tanto, el que se opone a la autoridad se ha puesto en contra del arreglo de Dios; los que se han puesto en contra de este recibirán juicio para sí». Se refiere a las autoridades del mundo, es decir, de fuera del pueblo de Dios. El punto es que debemos aceptar —o al menos respetar— lo que ordenen siempre que no se viole ningún mandato de las Sagrada Escritura. Y, en realidad, trato más de explicárselo a algún tercero que a ti. No intento enseñarte nada nuevo, pero me gustaría que leyeras, con tiempo, los versículos que no te suenan; digo, porque algunos, bastantes, los he tenido que buscar…

    Sin compromiso —¡son muchos!—, que es lo que suele decirse y lo que con sinceridad te digo. SalU2 también a tu señora madre. ;-D

    P. D.: Mira, yo soy una persona muy crítica —palabra de desconocido :’P—, que no un criticón; pero, por mucha personalidad que tenga y por más libre que me sienta y sea, creo que antes o después todos, sin excepción, tenemos que rendir cuentas a alguien, especialmente a Dios, cuya existencia resulta obvia —la de un Ser Superior, para aprendices o escépticos— al observar lo bueno que nos rodea, ¡vaya!, y lo bien hechos que venimos de serie (Romanos 14:10-12; 1:20; Génesis 1:31). Este, el actual, es un mundo maquinado para generar desde la mentira y el engaño personas egoístas. Sobre todo eso. La mayoría de la gente no es mala, es egoísta (no es lo mismo ‘individualista’, que también es muy peligroso), creo yo; y el egoísmo, qué duda cabe, conduce a lo que es malo (2 Timoteo 3:1-5; Salmo 97:10; apuntasteis certera y agudamente en el programa de radio que esta sociedad es, lamentablemente, competitiva y no cooperativa). La razón es que lo gobierna Satanás (1 Juan 5:19; 1 Pedro 5:8), quien egoístamente ambicionó la adoración que el hombre, la mujer y los ángeles rendían a Jehová Dios. Es curioso que muchos que dicen creer en la Biblia no crean en el Diablo, al que consideran el símbolo por antonomasia del mal. Otros, claro, los no creyentes, lo ven como al ser antagónico que el Bueno requiere en el marco de la obra literaria, que es, efectivamente, bella, de una hermosura suprema y una cohesión pasmosa en su contenido (Juan 8:44; Proverbios 4:7-9). No olvidemos que se escribió en 1 500 años por una cantidad grande de individuos. Solo podemos estar hablando de una obra divina.

    • Te confieso que la biblia es un libro que me gustaría leer entero algún día, lo tengo pendiente.

      A mi tampoco me gustan los clichés que se dicen a veces sobre vosotros. Pero efectivamente, todo aquel que se aleje de la corriente general va a tener que lidiar con todas las estupideces que se dicen.

      Si que es verdad que los testigos seguís más el libro, y predicáis con el ejemplo. Es muy agradable además poder estar en un lugar y no tener que preocuparte por si te roban la cartera o el bolso.

      En el resto de cosas siempre vamos a chocar frontalmente, todos sabemos lo positivo y lo negativo y peligroso de la fe, todos sabemos lo que la fe hace a nivel cognitivo, todos lo hemos experimentado alguna vez.

      Todo padre quiere lo mejor para su hijo, y es normal que si los padres son creyentes traten de inculcar al niño sus creencias y valores. Yo quiero pensar que debe haber padres creyentes que decidan únicamente informar al niño. Informar es distinto que adoctrinar. Cuando adoctrinas no estas respetando a la persona, su capacidad de llegar a sus propias conclusiones, valores, etc, lo que me parece un cercenamiento bastante grave de sus capacidades intelectuales. Aparte, determinada filosofía de vida puede servir a determinadas personas, pero también puede hacer infeliz a otras, que ni siquiera han tenido la oportunidad de elegir:

      Si por ejemplo una persona tiene mucho deseo sexual, y desea tener sexo con distintas personas (sin engañar a nadie), a esa persona que ha sido adoctrinada en una religión en la cual la promiscuidad sea deleznable, se sentirá super culpable por ello, y muy posiblemente esa persona será infeliz y desgraciada.

      Yo a mi hijo le educaría potenciando al máximo sus capacidades intelectuales, el pensamiento científico, y sobre todo su capacidad de pensar por sí mismo y tomar sus propias decisiones y su propio camino. Por supuesto le enseñaría valores éticos universales, que sin duda muchos coinciden con los de la biblia.

      Esta es para mi la mejor definición de lo que debería ser la educación:

      Quería recomendarte, si no la has visto, una película de Martin Scorsese que se llama “La última tentación de cristo”. Es una interpretación totalmente libre de la bilbia, y es interesante por las reflexiones que despierta, aparte de ser una buena película.

      Salu2!

  4. La fe puede conducir al fanatismo, pero como cualquier ideología aconfesional.

    Yo te confieso que no soy de esas personas que dicen cada dos por tres «si Dios quiere». El nombre de Jehová es lo más sagrado, tanto que no puedo usarlo, explícita o implícitamente, en ningún tipo de muletilla. Naturalmente, no siempre se profiere en clave de mera apoyatura, pero yo lo evito. Quiero decir que no todo lo que me sucede a mí o a mi alrededor lo paso por el tamiz de mi fe, sino todo lo importante… De lo que se trata, como dije, es de persistir; de no hacerse «un oidor[, lector o pupilo] olvidadizo, sino un hacedor de [la ley perfecta que pertenece a la libertad]», para ser «feliz al hacerla» (Santiago 1:25). En 2 Corintios 9:7 se nos exhorta que «cada uno haga tal como lo ha resuelto en su corazón, no de mala gana ni como obligado, porque Dios ama al dador alegre».

    Consecuentemente, se respeta el derecho de elección personal. Ser tolerante no significa tolerar todo, como es lógico, sino respetar en cada cual el don divino del libre albedrío. Por eso, a Jehová no le hubiera agradado que tú a regañadientes hubieras seguido la senda que te marcó tu madre. Pero tú a un hijo, y lo digo con tono grave, no le dices: «Mira, niño [o chaval], te ‘informo’ de que soy tu padre y tienes que obedecerme», ni siquiera dándole razones de peso, que hay que dárselas, pero quizá en otro momento y con pulverizador (Proverbios 25:11). Los padres son responsables ante Dios de la educación que dan a su progenie. Por supuesto, solo hasta cierto punto, que no tiene por qué circunscribirse al ámbito del hogar ni a la mayoría de edad (Deuteronomio 6:5-9). Y esta educación ha de darse con autoridad, con algún azote o sin ninguno jamás (Proverbios 22:15). Un padre autoritario es más bien un padre que ejerce ‘su’ autoridad con extremismo. Esta no es la idea. En realidad, el error no está en el extremo sino en el exceso, pero no es el método deseable. Cada padre, cada hijo, cada familia presenta sus particularidades, y lo que le va bien a uno/a puede no irle bien a otro/a. Pero no caigamos en el relativismo, que sería la otra cara de la moneda. Cualquier persona sensata, ejem, sabe que la solución a los problemas de este mundo no es la izda. ni la dcha.; lo digo, sí, manteniéndome firme en nuestra neutralidad política (Juan 18:36). Seguro que me entiendes, sin sugerir que el equilibrio, que es el quid de todo, se encuentre en el medio, porque ‘intermedio’ no es ‘medio’. ‘Adoctrinar’ es ‘instruir’, ‘inculcar’; no es ‘imponer’.

    Este prurito mío, este afán de perfeccionismo, que no de buscar la perfección, me hizo infeliz. Y llegué a serlo amando a Jehová, pero debido a una concatenación de cosas que yo no pude resistir, y por las que me alejé gradualmente de él. No es que la educación bíblica hubiera dejado de hacer mella en mí —menos que fuera la culpable—, sino que yo, como cualquier otro ser humano, por especial o raro que me sienta y sea, tengo también que lidiar con mis faltas y tendencias al pecado, por arcaico que suene. Tenemos que permanecer «vesti[dos] de la nueva personalidad que fue creada conforme a la voluntad de Dios en verdadera justicia y lealtad» (Romanos 5:12; Efesios 4:24). Fuera del pueblo de Jehová somos muchísimo más vulnerables. Lo dicen… y lo digo yo, sin autosugestiones, en base a mi experiencia personal, lo que no significa que voluntariamente decidiera en su día desasociarme. Simplemente, complejamente, mejor dicho, me sentía demasiado mal como para llevar una vida más o menos normal.

    No es verdad, lo afirme quien lo afirme, lo de que nosotros abominemos de la educación seglar superior. Lo que sí hacemos por encima de todo es animar a dedicar nuestras vidas a Dios en cuerpo y alma (solo cabe pensar que, como Creador nuestro, nadie mejor que Él sabe lo que nos conviene: Isaías 48:17-19). ¿Qué hay tan sabio y bueno como eso? (Mateo 6:25-34). Tú debes de saber que no gustamos de mojigaterías ni ascetismos; que los Testigos, fieles cumplidores en sus obligaciones con el fisco, por cierto (no está siendo esta una defensa en toda regla porque no he sido objeto de ningún ataque), animan a sus hijos a aprovechar bien su etapa escolar con la mira de desempeñar algún día un trabajo bueno o digno (Lucas 11:34-36). Si creyéramos que está mal cursar estudios superiores ajenos a nuestra religión, no se solicitaría la participación interna de ingenieros, p. ej., para coadyuvar en labores de construcción de Salones del Reino. Ni siquiera tan noble fin justifica cualquier medio (Mateo 26:52).

    Tal vez tú tuviste (no es que crea que lo dices por ti) grandes capacidades que tu entorno no supo enfocar, patrocinar, potenciar, etc. Sin ir más lejos, yo creo no haber sido bien asesorado del todo por mi círculo más cercano en ese dilema vital, insoslayable y crucial que estás pensando, si bien mis virtudes no sobrepasaban en aquel entonces la latencia; y, por estúpido que suene, casi solo sentía anhelo por el fútbol. En verdad fue más culpa mía.

    Dices que es agradable asistir a una de nuestras reuniones sin temor a que alguien te robe, pero en realidad es mucho mejor de lo que queda entrevisto. Puede que eso tampoco ocurra en tu grupo de colegas (digo colegas y no amigos porque un amigo no te roba :-D), pero… ¿en un ‘grupo organizado’ de 100 personas en promedio? 0_0 Porque sí, es la norma en cada una de las congregaciones de las muchas que hay repartidas en el mundo. Eso no pasa porque los testigos de Jehová sean personas simplemente buenas.

    Sin ánimo de inmiscuirme ni de revolver las tripas a la ballena, considera que aunque tú estás en tu derecho de llevar una vida al margen de la educación bíblica, más con 30 años, como si son 60, para tu madre ha tenido que ser terrible. ¿Cómo no insistir? ¿Cómo no insistir como padres, como hermanos (nótese la dualidad), como amigos, como instructores…? Nosotros creemos que nuestro mensaje salva vidas (y aquí la nota denigrativa de ‘apocalípticos’, cuando el contenido es esencialmente de justicia y paz :-/). ¿Tú no insistirías para salvar la de alguien a quien quieres? Claro que sí, pero hasta cierto punto…

    Nosotros solo somos un instrumento y no nos creemos mejores que los demás (Santiago 3:1, 2). Jehová es nuestro Dios pero, sobre todo, es Dios. La verdad es nuestra, creemos (no hablamos en términos absolutos en calidad de exégetas; Proverbios 4:18), pero fue verdad antes de nosotros, y está ahí, en la Biblia, para ser abrazada por todo aquel que con la intención debida —básicamente, humildad y gratitud— se acerque a ella. Infinidad de personas cultas e inteligentes no son capaces de comprenderla (Revelación 1:8). ¿Sabes por qué? En Mateo 11:25-27 se registra: «En aquella ocasión Jesús tomó la palabra y dijo: “Te alabo públicamente, Padre, Señor del cielo y de la tierra, porque has escondido estas cosas de los sabios e intelectuales y las has revelado a los pequeñuelos. Sí, oh Padre, porque el hacerlo así vino a ser la manera aprobada por ti. Todas las cosas me han sido entregadas por mi Padre, y nadie conoce plenamente al Hijo sino el Padre, ni conoce nadie plenamente al Padre sino el Hijo, y cualquiera a quien el Hijo quiera revelarlo». Y los vv. 28 al 30 añaden: «Vengan a mí, todos los que se afanan y están cargados, y yo los refrescaré. Tomen sobre sí mi yugo y aprendan de mí, porque soy de genio apacible y humilde de corazón, y hallarán refrigerio para sus almas. Porque mi yugo es suave y mi carga es ligera”».

    Si a ti, que nos conoces tan bien, te digo que yo, sin conocer a tu madre, estaría dispuesto dado el caso a dar mi vida por ella, no solo me creerías sino que no me tildarías de fanático, chalado o idealista. Eso tiene que ‘seguir’ dándote que pensar.

    P. D.: No revelo ningún secreto al declarar que Scorsese es un gran director. Acabo de cliquear ‘me gusta’ en tu sitio. :’)

    • No te preocupes por lo que escribiste entre paréntesis, como ves yo aquí no doy mi nombre.

      Aclaro lo de la crianza. El niño debe saber que el padre es la autoridad. Se sabe que hasta aproximadamente los 16 años no acaba de desarrollarse el cerebro. Es importante educar para que el niño no sea dependiente, y poco a poco, acorde con su edad, él mismo interiorice valores y responsabilidades de una forma autónoma. La creencia en una religión es un conjunto de ideas de tal calibre que estructuran la mente de una persona y la condicionan. Yo, como defensor del libre albedrío, defenderé el derecho de una persona que quiera, a edad adulta, y sin coacciones de ningún tipo, elegir creer en una doctrina, libre es de hacerlo. Pero educar a un niño en religión, sea la que sea, es precisamente no respetar su libre albedrío. Y lo mismo sucede si educamos a ese niño con valores capitalistas o con valores de ideología nacional-católica, o falangista, etc. Lo mismo que si le educas en anarquismo. Considero que al niño hay que educarle en valores éticos universales (de esto los filosofos han discutido mucho) y hay que enseñarles herramientas para que ese niño pueda cuestionar, contrastar, pensar por sí mismo y saber valorar racionalmente una doctrina u otra. Y, lo siento, pero la bilbia no provee de estar herramientas, estas herramientas son armas de emancipación y autonomía, y estimulan el mayor don que tenemos, que es nuestra inteligencia.

      A mi me gusta una cosa del budismo, que es experimentar tú mismo el dolor que causas con una acción mal hecha hacia tus semejantes. Creo que es una forma mucho más profunda de interiorizar valores. Mientras que si te lo dice un libro o un padre, “no hagas esto hijo, que está mal” es difícil que se interiorice, y sobre todo, que hagas tuyo el valor.

      Cuando son tus propios valores, los que tú has elegido de forma racional y consciente, va a ser muy difícil que tu incumplas esos valores, serán como tu segunda piel. Mientras que si te los imponen desde niño es fácil que sean rechazados, porque han sido impuestos sin haber respetado tu derecho y tu necesidad psicológica básica de autonomía, de sentir que tú decides, y no es otro el que decide por ti. Esta necesidad es natural, la tenemos todos.

      Otra cosa que has mencionado y no me gusta es esa neutralidad política. Me parece una contradicción, una decisión política podría hacer que vuestra confesión fuera ilegal y fuérais injustamente perseguidos, una decisión política en materia económica puede hacer que millones de personas pierdan sus hogares y sus trabajos, como sucede en España, una decisión política puede asesinar a millones de personas por una guerra por intereses económicos privados. Si dios es amor, y ama a los hombres justos, ¿porque nos pide neutralidad política?. ¿Está mal visto que un político honrado trate de hacer política para generar justicia e igualdad?, ¿estaría mal visto que un testigo se metiera en política con buenas intenciones?. Yo creo que cuando Jesucristo se metió en el templo y derribó las mesas de los fariseos que estaban comerciando, hizo política.

  5. El tema de la sangre lo dejé aparacado por ser un tema peliagudo, y tampoco quiero entrar a discutir. Te diré que hace años me leí los tres pasajes de la biblia en donde se menciona el tema de la sangre. A mi me pareció que se refería a no ingerir sangre de animales, vía oral. Una recomendación muy coherente, pues que puede ser fuente de enfermedades. Que yo sepa en esa época no se hacían transfusiones de sangre. Desgraciadamente no tenga aquí la información que recopilé en su día, te hablo de memoria y me puedo equivocar en algún matiz. Fue uno de vuestros presidentes quien prohibió un día el tema de las transfusiones, y ahí ha quedado ese mandato sin cuestionar. Como es algo muy peligroso para la vida humana, la regla se ha matizado, y ahora se permiten determinados componentes de la sangre, y otros componentes siguen sin permitirse. Por esto te decía Samuel, que es una decisión arbitraria de unas personas que, en mi opinión, han usurpado el libro.

    Tampoco estuvo nada bien el hecho de inducir a la gente a abandonar su vida normal para servir a la religión, diciéndoles que el fin del mundo era inminente. De nuevo es una serie de personas las que usurpan el libro.

    Te podría poner más casos que hacen que yo, por ética, no pueda defenderos. Ahora bien, defiendo el derecho de cada persona a creer en lo que quiera.

    Te pongo otro ejemplo en concreto. Se de una persona infeliz en los testigos, que nunca se quiso salir por temor a perder a sus amistades de allí y a su familia.

    Se de otra persona infeliz en su matrimonio, que tampoco se atrevió a divorciarse.

    Es más, aunque ninguna persona hubiese usurpado el libro y se hubiese autoerigido en voz con autoridad sobre los testigos, ¿no puede ser que el libro esté en un error con respecto a algunos temas concretos, como por ejemplo el tema de la sangre o algún otro? El hecho de que ningún cuestionamiento se pueda plantear es otra contradicción que también va en contra de los deseos de amor, confraternidad, justicia, igualdad, que también preconiza Jesús.

    Perdón por la extensión

  6. Pues anda que si yo tuviera que pedir perdón por la extensión… X-D

    No solo me parece que nos conoces bien, sino que nos interpretas mal. Ahora sueno contradictorio pero lo entiendes. Lo que dices es inteligente, aunque puedo rebatirlo (pareceré un valentón por decirlo y no hacerlo, ¡juas!), pero supongo que ya lo han hecho contigo. Te agradezco que hayas contestado sin desgana; uno está ya muy cansado de que en Inet. no le tomen en serio departiendo sobre lo que sea. Si uno usa cultismos profusamente, es un carca o inaprensible; si no los usa, es inculto y vulgar; si broma mucho, se burla de su interlocutor; si bromea poco, es un aburrido; si pone su nombre real y foto personales, quiere ligar; si no lo hace, oculta algo porque es un depravado… Llevo toda la vida aquí, como quien dice, y cada vez me gusta menos; para interactuar, digo. Sí, yo empecé este debate… y ahora lo termino, o tal vez lo hagas tú.

    A nosotros no se nos entrena ni nos entrenamos para ganar discusiones (en principio yo no tengo problemas para discutir, pero siempre los tengo para pelear), sino corazones, y no me veo capaz de contribuir a que el tuyo se ablande; pero supongo que tú lo verás desde el punto de vista intelectual o argumentativo, que yo nunca o casi nunca eludo.

    Ese es el don más importante que tenemos: la capacidad de amar. ¿De qué sirve un líder inteligente que no ama a su pueblo, o una persona corriente que no ama a su semejante? Por amor se educa, se instruye y también se adoctrina. Dejé clara la diferencia con ‘imponer’ y ya sería repetirme (me atuve al diccionario, aunque los diccs. tampoco son perfectos…). La religión condiciona o puede condicionar mucho, es cierto, y un progenitor ha de condicionar mucho a un jovenzuelo, porque un jovenzuelo no tiene ni idea de la vida, a no ser que viva en África y haya pasado hambre toda su vida (¿me estoy repitiendo? ^_).

    Yo conozco a muchos adultos que siguen sin tener ni idea de la vida… (la vida no se aprende en las escuelas comunes, a riesgo de sonar equívoco y por muy bien que quede decir que hay que estudiar o leer, porque, ya lo digo yo, hay que leer y mucho). No lo digo por personas cortas de inteligencia, necesariamente. Por otra parte, se puede ser corto de inteligencia y, al mismo tiempo, muy valioso integralmente (sé que no has sugerido lo contrario, pero quiero subrayarlo). Sí, supongo que ha habido y hay grandes científicos y descubridores a los que la humanidad les has importado un ardite y sin embargo… Sí pero no: vale la pena lo que hacen por la ciencia, no por la gente, aunque la gente se aproveche de ello (1 Corintios 13:1-3; Romanos 11:7, 8).

    Sin acritud, no te juzgo (no sabría, ni he sugerido que tengas duro el corazón). No esperaba apuntarme ningún tanto y sé que tú tampoco. Al final te sueltas y yo no quiero soltarme más de lo que ya me he soltado. No trato con desdén a nadie por no estar de acuerdo conmigo, tú me has tratado correctamente y me voy tranquilo (con el paso de los años, que no ‘por’, me he hecho apacible; 2 Timoteo 2:23-25). Hay gente que puede estar interesada y tú no pareces tener ninguna duda que trasladarme… No reculo, solo me despido cordialmente. Ha sido un placer, 🙂 ya sabes dónde encontrarme.

    P. D.: Ser testigo de Jehová es muy difícil, ya lo creo, pero no serlo lo es más. La vida esta es terriblemente difícil. ¿Depende de la persona? Claro, y de sus maestros, de su entorno, pero estoy generalizando. Que se entere ya la gente: generalizar no está mal, lo que está mal es prejuzgar.

    • Entiendo bien lo que quieres decir en tu primer párrafo. Es una pena pero la peña demuestra mucha falta de empatía y respeto, sobre todo si piensas diferente. Como casi nunca hay interés en debatir argumentos se acaba atacando a la persona. Por eso en mi blog intento que eso no ocurra, intento que haya un respeto y por lo menos sirva esto como un modesto espacio de diálogo. Por supuesto, todo aquel que me hable va a ser escuchado, te sorprendería las molestias que a veces me tomo escuchando opiniones ajenas y contrastando lo que me dicen.

      No pienses que trato de trasladarte, en absoluto. He de decirte que eres de las personas más educadas que han hablado aquí, para mi es un placer, comenta siempre que quieras, serás bien recibido. Si te he dicho que en ciertas cosas siempre vamos a chocar, no te lo tomes como un ataque ni nada, es simplemente una manera de decir que hay ciertas cosas irresolubles por la vía argumental, yo lo achaco sencillamente a la parte nociva que toda fe tiene. Por contra, seguro que hay muchísimas más cosas en las que coincidimos, o cosas que desconozco y que me interesaría conocer. Hablar con gente con distintas opiniones es lo más enriquecedor que hay, necesitamos pincharnos constantemente para no dormirnos, pero como te digo hay ciertas cosas que son inaceptables, y poner en peligro la vida de un niño por una creencia religiosa es algo inaceptable, yo creo que en ese punto los testigos, entre todos, deberíais hacer algo al respecto, creo que algunos lo intentaron, pero creo que fueron expulsados.

      Yo soy ateo pero la frase de Bono es muy acertada, “la religión es lo que queda cuando dios ha abandonado el edificio” Por supuesto hay mucha gente que conjuga bien un verdadero amor a dios y su predicado junto con la religión, pero al tiempo se producen contradicciones que no deben ser éticamente pasadas por alto, si lo que se quiere es ser verdaderamente cristianos.

      Solo añadir que todo libro o texto es interpretable. Cada vez que lees un texto no sacas una fotografía exacta del mismo, haces una interpretación que está muy condicionada por tus esquemas previos, expectativas,emociones, etc. Por tanto, aunque sí es cierto que en muchos puntos sois mucho más coherentes que otras religiones con el libro, también interpretáis, y ciertas interpretaciones pueden estar equivocadas, el ser humano es imperfecto como la propia biblia dice. Esto te lo digo simplemente sin entrar a cuestionar el libro, puesto que vosotros creéis que es palabra divina, y por tanto, infalible, y yo no voy a entrar a cuestionar tu fe, que respeto. Espero que me entiendas.

      Saludos cordiales.

  7. Te entiendo perfectamente, gracias una vez más. Se nota que estás puesto en el tema de los sesgos cognitivos. En la Wiki hay una entrada muy interesante al respecto… que algún día acabaré. 😉 Buenas noches, compañero.

  8. Las sectas son eso sectas. Da igual el nombre. Sus fundadores que se autodenominan profetas o iluminados tienen o tenían mucho cuento. Para eso está la historia para juzgarlos por sus propias palabras y metidas de pata.

    No hay excusa, las sectas religiosas son manipulación directa de masas sin ideas propias.

    Las religiones cristianas o afines a ella predican cualquier cosas menos la Biblia o a Jesucristo, libro que está tan manipulado que nadie sabe dónde están los documentos originales.

    En este caso, los testigos dirán que ellos si tiene la versión original de la Biblia. Los mormones dirán lo mismo y los adventistas otro tanto, y así no acabaríamos de mencionar sectas que se atribuyen o subrogan el derecho de tener y predicar la verdad.

    Nos encontramos con muchas verdades, cuando solo debería haber una.

    La gente es libre de creer mentiras y seguirlas, y así creerse resguardados de la ira venidera. Todo esto que digo no deja ser una convicción basada en palabras de un iluminado aunque digan que es la palabra final de Dios.

    Por ejemplo, solo uno y muy resumido: los testigos no creen que Jesús sea Dios, creen que era un ángel y después el hijo; es decir una criatura. Si es una criatura no es Dios. La Biblia dice que Jesús es Dios hecho hombre, allá el que no lo crea, digo lo que dice la Biblia, y así muchas historias raras que se creen los que pertenecen a sectas, muy denunciadas por cierto en muchos ámbitos de la vida.

    Los testigos no son cristianos, sino seguidores de las profecías dudosas y manipulaciones del libro de su fundador el Sr. Russell. Para colmo la palabra jehová es un error de traducción reconocido por teólogos serios. La palabra jehová no aparece ni siquiera una vez en el NT, Jesús no menciona esa palabra nunca, los apóstoles no la utilizan tampoco jamás. Los testigos tienen la traducción más dudosa de todas las biblias dudosas que existen en el mercado.

    Te dejo tarea amigo para que lo compruebes tú mismo en Internet la palabra jehová y como se forma cuando le añaden vocales, revisando seriamente si quieres libros en hebreo o material afín que explican lo que es un tetragramatón. Si dices que tu madre es testigo ya no te digo nada más.

    Saludos, y gracias por el buen momento que he pasado al leerte a ti. Los comentarios sectarios de Samuel no tiene ningún valor para mí, ya puede ser más amable y educado, y maquillar las mentiras de los testigos, que al final son eso mentiras que se las han creído de tanto repetirlas.

    Supongo que la respuesta no se hará espera de parte de cualquier sectario que se sienta ofendido o aludido. Entonces “Emisión en el Vientre de una Ballena” correrá el riesgo de convertirse en una web religiosa y sectaria,”cuidadin amigo”

    • Samuel es como cualquier otro ser humano, con sus miedos, anhelos, fanatismos, dolores y contradicciones; elegir un buen camino es difícil, y todos creemos que estamos en el correcto. Son muy pocos los que se cuestionan constantemente, esto requiere un esfuerzo nietzscheano que muy pocos están dispuestos o tan siquiera capacitados para hacer. Yo humildemente desde este blog anímo a cuestionarse racionalmente ya que esta sociedad va de puto culo y casi nadie elige nada verdaderamente, tan influidos por la propaganda estamos.

      Saludos.

  9. De acuerdo amigo, si te digo algo de mí; soy crítico, analítico y objetivo primeramente conmigo. Si entiendo que algo no es bueno para mí no lo deseo para otro, me da igual conocerlo o no.

    Tu reflexión en voz alta es correcta, falta autocrítica, no dejarse llevar por la presión social, política y religiosa del entorno social que nos toca vivir y convivir. Es el miedo de enfrentarse a la realidad, de no aceptar la situación, de saberse incompetentes si fuera el caso y mostrar una imagen triunfalista. Hablamos de hipocresía, de doble moral, de traición, de cobardía,…de la puñetera vida.

    Por mi parte, estoy de vuelta por la vida, sin saber más que nadie pero tampoco menos que muchos que van dando cátedra, no son otra cosa que loros que repiten conceptos de terceros.

    El tema religioso es muy espinoso, mueve más dinero que la venta de armas, drogas y sexo juntos. Sus feligreses viven y predican mentiras y nada más. Que Dios exista o no, no depende de lo que digan los iluminados y sus seguidores que sin mentiras no pueden vivir.

    Saludos, y muchas gracias por tu tiempo y tus palabras. Te prometo que leeré poco a poco todo tu material, que a primera vista me resulta interesante. Gracias por tu trabajo.

  10. Yo no me ofendo por lo que dice de mí o de mis hermanos un desconocido. Y no tengo ganas de rebatir nada, lo cual me sería sumamente fácil. Aprovecho para saludar al ‘webmaster’, que no dejó de mostrarme buenos modales en ningún momento.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s